Mi Otro Blog

octubre 28, 2008

Muchachita D´ Campo…

Filed under: Teoría Práctica — caraballo @ 8:15 pm
Tags: , , , , , , , , , , , ,

Hace unos años atrás visitaba un municipio de Santiago llamado Villa González, es un pueblo muy bonito en donde pase muchos momentos felices.

 

Yo como todo citadino me encantaba el campo para pasar unas buenas vacaciones de semana santa o cualquier fin de semana largo que se presentara en el año.

 

Una vez fui con mi hermana mayor que tenia una compañía de payasos y tenia que un show montado en el parque principal de allá. (Yo le ponía la Música)

 

En esa época una persona llegar de la capital a un campo era como llegar un DominicanYork a la capital y como yo había llegado de la cuidad las chicas me veían como carne fresca y los chicos me miraban con malos ojos.

 

Recuerdo que en el momento que llegamos empezamos a repartirnos en varias casas que quedaban una allí de la otra, (Claro los Allí del Campo)  para mala o buena suerte mía, me toco la casa que estaba mas lejos de avenida y para llegar allá  tenia que atravesar un campo sembrado de tabaco.

 

Después que se termino la actividad fuimos a una Disco Terraza Bar en donde bailamos y disfrutamos muchísimo, yo como no sabia bailar mucha bachata en esa época  me acerqué  al Discjockey y le dije: pana yo vengo de la capital y me gustaría bailar algo mas moderno algo mas movido, a lo que el me contesto: si mi pana eso va, te voy a poner una música moderna. Yo me fui y seguí bailando mis bachatas con una chica que desde que llegue no la había soltado. 

 

Seguimos bailando hasta que me incomode un poco, ya que el famoso DJ no me había puesto la música que quería para yo lucírmela, me le acerqué nueva vez y le dije: Montro resuélveme la música que te pedí, a lo que el me dijo: Jefe quédese parao que la que va a salir ahora es la suya.  Así mismo fue, pero que perla, el león me había puesto la morena de los Ilegales (si la morena pide dale, si la morena pide dale) y muy mal grabada, pero como yo quería brillar jale a mi tipa y me puse a bailar como los Ilegales (Candela Candela, quémala!!!) la jeva no sabia bailar esa música pero yo le dije, mi amor solo tienes que pegarte a mi y déjame el resto. Y así lo hicimos.

 

Cuando nos cansamos, salimos un rato a coger un poco de aire fresco, yo le hablaba de una manera tierna y cariñosa mientras mirábamos hacia el cielo a ver la noche estrellada, continuamos la conversación y le dije de mi obsesión por los lunares por que me di cuenta que ella tenia un hermoso lunar en el borde de la boca que me tenia loco.

 

Al llegar la hora de marcharnos todos nos fuimos a nuestras diferentes estancias, mi hermana estaba en la primera y yo en la ultima, pero la chica a la cual yo estaba conquistando estaba un poco mas abajo que la mía, el camino era un poco largo pero agradable a la medida en que atravesábamos el tabacal las personas se iban quedando hasta el punto en que quedamos ella y yo solos caminando por el sendero, solos alumbrados por la luz de la luna, solo con las matas de tabacos a nuestro alrededor y con el olor a tierra húmeda porque empezaba a lloviznar.   

 

 

De repente la llovizna comenzó a caer más fuete y se convirtió en una aguacero, salimos corriendo a refugiarnos en un pequeño quiosco en donde los hombres se refugian del sofocante sol para desojar las matas de tabaco, era algo informal solo tenia 4 palos y un techo de cana, pero con esa lluvia por lo menos no nos mojaríamos tanto.

 

El agua trajo frió y el frió a su vez trajo calor, calor por que ella se acerco hacia mi y yo la abrasé y retome la conversación de su lunar y de los deseos  que tenia de besarlo, la lluvia arrecio y nos abrasábamos mas para no mojarnos, ella tímida como toda muchacha de campo intento zafarse de mi brazos y tuve que utilizar un plan B, como las mujeres son como los carros mecánicos, que cuando se quedan hay que darle un empujoncito pa´que arranque, así que la tome de la mano y le robe un beso, ella no puso resistencia por que al igual que yo queríamos que pasara.

 

Al ver que no puso objeción a mis impulsos sigue besándola,  y rozando mi cuerpo con el de ella, la tocaba, besaba su cuello, su lunar era un majar para mi libido, estaba excitado no encontraba sitio, así que introduje mi mano derecha en su vestido  ya saque una de sus glándulas mamarias y como si fuera un bebe de meses empecé a succionar, era algo rico, tierno, no podía controlarme así que sube su falda y trate de bajar su ropa intima, ella me detuvo las manos y me dijo por favor no lo hagas, yo lleno de lujuria no podía entender sus palabras, pero ella no pudo contenerse y termino cediendo ante la pasión.

 

No se como pero ya estábamos sobre algunas pequeña porción de hojas de tabaco que nos brindaron cierta comodidad, ya los  dos (2) despojados  de nuestras ropas, empecé a penetrarla suave y delicadamente, ella le dolía mucho, me confeso que era su segunda vez y estaba muy estrecha, yo como todo un caballero la trate como si fuera una señorita y delicadamente la penetre hasta que la molestia se convirtió en placer.

 

Seguía lloviendo muy fuerte hasta el punto que el techo se callo y la brisa lo arrastro bien lejos, yo sentía como el agua fría caía sobre mi espalda y cuerpo, así que eso me lleno mas de lujuria  incontrolable, sentí por un momento como ella temblaba del frió, así que baje hasta su monte de Venus y comencé a lamer su calido capullo, era como la miel que se derramaba de un panal de abejas.

 

Me sentía en las nubes, cada gota de agua que ahí callo fue cómplice de nuestro romance, duramos la noche completa haciendo el amor hasta quedar dormidos, cansados por la lucha de dos cuerpos, cansados por que convertimos un tabacal en un nido de amor.

 

La mañana llego, el sol nos levanto, no podía creer que había amanecido haciendo el amor con una chica tan bella y mucho menos en la forma como amanecimos.

 

Al llegar al lugar en donde debí haber dormido no había nadie en la casa, así que entre me bañe y cambie, a los minutos mi  hermana me dijo de una forma muy extraña, recoge tu ropa y vamonos rápido.

 

Yo no entendía porque?, ella me pidió que no hiciéramos preguntas, y no me quedo otra opción que marcharme.

 

Marchándome, sin despedirme de un nuevo amor, marcharme sin poder hablar con la mujer que haces minutos había tenido una experiencia bellísima  y marcharme sin ni siquiera saber bien su nombre  y su número de teléfono.

 

 Ya cuando estábamos un poco lejos, mi hermana me dices porque hiciste eso? Yo desconociendo la realidad del asunto me quede en el aire y le dije: que hice que? Ella se dio cuenta que yo desconocía la realidad  y me dijo: Ella es mujer de un señor que tiene muchas tierras y plantaciones de tabaco, aquí la gente en el campo se levanta muy temprano y los vieron a los dos (2) desnudos y abrazados.

 

Yo quede mudo le explique que ella no me había dicho que tenia su esposo, y que desconocía parte de su vida.

 

Horas más tarde me entere por mi hermana que el esposo estaba buscando al desgraciado que lo deshonró.

 

Ya tengo mas cuidado con los encuentros fortuitos, aunque si bien es cierto fue algo bello y hermoso lo vivido no es menos cierto que no se puede tentar al destino mas de una vez…..

Anuncios

octubre 13, 2008

Historia en un Bar….

Cuando estamos en la etapa de la adolescencia, no se si por el deseo o la energía que nos da la juventud, pero somos muy propensos a salir, Bonchar, fiestar, gozar, etc, etc, etc.

 

Recuerdo que a esa edad de mi vida, visitaba muchos bares de la zona colonial, compartía con mis amistades y disfrutábamos de lo más bien.

 

Como todo hombre, machos masculinos que somos, siempre tratábamos de ubicar a las chicas que iban solas como nosotros,  es como si fuera una lucha libre, la clásica pelea en parejas, en donde salíamos con las chicas de igual a igual. (Una para mi y otro para el pana), no todas las veces se daba a mas, pero siempre disfrutamos el momento.

 

Un día fuimos a un Bar llamado para 77, era un sito bien jevi, en donde compartíamos momentos agradables, recuerdo que esa noche solo estábamos un pana mío y yo, como en todas las ocasiones ubicamos una mesa en donde habían varias chicas.   

 

El pana mio hizo un descenso en una mesa vecina, que no era la misma mesa a la que yo estaba mirando, yo seguía ubicando la otra mesa, pero ya el pana mió esta compartiendo con ellas, eran dos (2) chicas y nosotros dos (2) varones.

 

Yo como hombre disciplinado me quede con el pana en la mesa “Que Error”, te cuento que no fue una decisión fácil, dentro de ellas ya el pana mío había elegido la de el, y yo no tenia otra salida que hablar con la chica que me quedaba al lado.

 

Era un joven muy agradable, de bueno modales, servicial y muy inteligente, pero no era tan agradable a la vista, yo como todo buen amigo tuve que pichar ese juego hasta el noveno Inning, recuerdo que la del pana mío era un chica que se veía muy bien, alta, elegante, cabello castaño y ojos verdes (eran de ella, aunque no naturales).

 

El lío se armo, decidimos ir a la casa de la joven que me acompañaba, nos pusimos en una y salimos, cuando llegamos nos pusimos cómodos, ellas nos brindaron algo de bebida y seguimos tomando,  yo todavía esta un poco renuente, pero como un discípulo fiel a mis compromisos, tenia que cumplir.

 

El pana y la jeva se fueron a una habitación yo me quede con la otra jeva en la sala, ella me habla al oído, yo seguía bebiendo, ella me dijo que quería probar mis labios, yo seguía bebiendo, ella se subió en sima de mi y entendió que yo no estaba muy en ella, así que abrió el siper de mi pantalón saco mi miembro viril masculino y empezó a succionarlo, lo hacia de tal manera que empezó a gustarme, por cada succión me sentía mejor, me envolvió un placer in limitante, no sentías sus manos en mi pene, pero tampoco sentía ni siquiera sus dientes, era  algo fuera de este mundo, nunca antes me lo  habían succionado de esa manera.

 

Ella seguía y seguía parecía como si fuera una paleta o un bolon el cual ella disfrutaba de su sabor a frutas o un helado etiqueta negra, el cual degustaba hasta la saciedad, no podía aguantar tanto placer, decía en voz alta y desesperada “ahí viene, ahí  viene” ella se detuvo me miro y acelero la marcha, wow no podía creerlo, entonces no pude aguantar mas y derrame la sabia masculina en su boca, wow cuanto placer, wow cuanta satisfacción sentí en ese momento, ella seguía succionándome como si fuese un refresco con sorbete que al final quieres beberte el ultimo chin que queda.

 

Cuanto placer, cuanta lujuria; ella me susurro al oído nueva vez y me pregunto que si me gusto, yo no tenia palabras todavía, no tenia habla, estaba en el NIRVANA.

 

Dijo no descanse ahora vamos a seguir disfrutando, se quito su pantalón y sosteniendo mi miembro en sus manos lo introdujo en su calida y suave vagina, luego comenzó a subir y bajar como si fuera un ascensor de un edifico publico, no entendía como una chica de tan poca belleza física tuviera tanta cosas hermosa que la adornaran.

 

Hicimos el amor hasta el amanecer, yo me sentía complacido,  ella por igual, al despertar después de la estampida de dos (2) cuerpo haciendo el amor, la mire y ella a mi aunque un poco tímida, le di un beso en la boca y le dije: gracias nunca antes me habían tratado así, ella me dijo: pensé que te ibas a burlar de mi, yo le dije: por que, si hoy me siento estremecido.

 

Luego el pana salio y nos fuimos, me pregunto de manera burlona que como me había ido, yo le dije que excelente, no hablamos mas del tema, por varios meses, luego me entero que a el no le había ido muy bien con la jeva, que casi no disfruto por que la jeva de el después del primero se durmió.

 

Yo no volví a ver mas a la chica con la cual pase una noche emocionante, visite varias veces el bar donde nos vimos y ella no volvió a ir mas, trate de pasar un día por la calle donde supuestamente ella vivía pero no la encontré.

 

Desde esa vez no he vuelto a juzgar a las personas por su apariencia física, ahora trato a las personas como personas.   

octubre 6, 2008

Solamente una vez…

Filed under: Teoría Práctica — caraballo @ 8:54 pm
Tags: , , , ,

 

El tiempo transcurrido no ha sido un tiempo perdido, las vivencias son las sensaciones que duraran por el resto de nuestras vidas.

 

Durante mi época de conquistador de damiselas, tuve una experiencia muy cercana, la cual me ayudo a ser más precavido con mis relaciones posteriores.

 

Resulta que una vez, un pana mió tenía una súper cafetería ubicada en un sector de clase media alta de la cuidad capital, siempre la visitaba por que de vez en cuando hacían un descenso gastronomico en la misma, un día el contrato a una joven muy elegante con el pelo largo y negro, “como el azabache”. (Wow, como a mí me gusta).

 

Ella era de un campo de la línea noroeste del país (Mao R.D) y como muchacha “inocente” tenia a todos los Buitres detrás de ella, yo que en esa época era muy joven, de escasos recursos económicos por que no trabajaba, también estaba en ella.

 

No fueron ni uno (1) ni dos (2) vehículos que pasaba a buscarla todas las noches para ofrecerle una bola hasta su casa o invitarla a salir, (y yo andando a pies) ni tampoco fueron bajas las propinas que dejaban los clientes a ella (y yo sin ni uno).

 

Después del el tiempo yo metio en miedo por que no podía competir con esos tipos de tantos recursos, me olvide de ella por un tiempo, hasta me entere que ella tenia un novio que era dueño de una bomba de gasolina, pero tampoco le di mente a eso.

 

Al cabo de unos meses visite al pana mió a la cafetería,  ella estaba ahí, bella y hermosa como siempre; yo tome valor y me senté al frente de ella y con tan solo el dinero para el pasaje pero osado al fin, le  pedí una cerveza pequeña, creo que fue la cerveza que mas duro en esa botella, tuve que utilizar mi mejor arsenal para tratar de convérsela, después de unas horas le dije que me agradaba su compañía y que me gustaría compartir parte de mi vida con ella, ella se sonrojo y me dijo mañana es mi día libre llámame para que salgamos.  

 

Así lo hicimos, salimos, compartimos, disfrutamos todo como si fuéramos novios, yo para suerte mía comencé a trabajar y podía costear sus gustos y los míos. Pero todo el tiempo llevamos un “un noviazgo limpio y puro” yo un poco inocente todavía y trataba de aprender un poco de maldad con cada relación que comenzaba.

 

Ella nunca se refirió al supuesto novio que tenia (el dueño de una bomba de gasolina) yo por mi parte tampoco se lo mencione, un día estábamos por la zona colonia y ella me comento que quería intimar conmigo, yo que no sabia como decírselo me senté ilusionado dije “llego mi gran día” . Así que acordamos que el día siguiente era el nuestro.

 

Recuerdo que al despertar me sentía diferente, era como un niño el día de reyes que estaba ansioso de que amaneciera para ir al árbol de navidad a disfrutar de sus juguetes, así me sentía yo.  Me levanto voy al baño y regreso a mi habitación donde prendo la Televisión, pero lo primero que me aparece en pantalla es un anuncio que decía: “Solamente una Vez ame la vida, solamente una vez y nada mas”, yo no le di mente a eso y seguí viendo TV, lo vi varias veces mas pero no le hice mucho caso, luego baje de la habitación a la sala y prendí el radio, pero me sorprendo cuando escucho la misma canción que había visto en la TV, “Solamente una Vez ame la vida, solamente una vez y nada mas”, ya me siento un poco raro, pero todavía no le hago mucho caso. Pues resulta que un pana mió pasa por el frente de mi casa y canta la misma canción que había visto en la TV y escuchado en la radio: “Solamente una Vez ame la vida, solamente una vez y nada mas”, después de varias hora ya no me sentía bien, el temor me embargo, tenia dudas de poder pasar por alto la invitación de esa joven hermosa, por tan solo un anuncio de radio y televisión.

 

Al llegar la noche la llame y le deje que podía compartir amor con ella, que me sentía muy mal y mi estado de animo no era el mismo de hace días.

 

No la volví a llamarla mas, ese anuncio cambio mi forma de pensar y de ver las cosas, nunca imagine que esa palabras: “Solamente una Vez ame la vida, solamente una vez y nada mas”, podría ser parte de un anuncio del Sida; A los días siguientes ella renuncio de la Cafetería de mi amigo y yo no supe mas de ella

 

Te cuento que no soy un hombre supersticioso, pero ese día me deje llevar más por la cabeza pensante, que de la otra…

octubre 2, 2008

La Meretriz

Filed under: Teoría Práctica — caraballo @ 12:07 pm
Tags: , , , , , ,

La satisfacción del placer es algo fundamental el la vida, todo ser vivo nace, crece, SE REPRODUCE y muere.

 

 

Aunque no se ha comprobado que todos los seres vivos sienten placer al tener un coito, pero yo quiero pensar que si. No creo que tan solo  sea para preservar la especie, no creo que sea tan solo por la condición del celo, creo que esos son factores que ayudan pero vamos a incluir la búsqueda de la satisfacción sexual.

 

 

Yo como todo ser vivo lleno de lívido, anduve una noche por varios antros de diversión en busca de algún tipo de coro o emoción, recuerdo que andaba con un amigo y vimos a una joven en la avenida Máximo Gómez, ella era un chica que estaba bien chula  y nos pidió una bola hasta el malecón, por que ella trabajaba en una discoteca y no quería llegar tarde a su trabajo, nosotros como caballeros le dimos el empujon y tratamos se sacarle mas información sobre ella, pero solo se limito a decirnos que pasáramos por allá y los voy atender muy bien…

 

 

Después que dimos varias vueltas decidimos pasar por del lugar de trabajo de la chica, cuando llegamos al sitio dije OH! Sorpresa, la chica trabajaba en la discoteca D’ NOCHE, esta disco era una de las mas mentada en la época, era la que mas tarde cerraba y todos los coros terminaban allá.

 

 

Bueno el pana mió y yo, entramos a la  disco y empezamos de una vez  a ubicar el área,  cuando de repente choco la mirada con una joven que me parece conocida, ella me mira y se sonríe, se me acerca y me susurra al oído “Que bueno que viniste” automáticamente la reconozco, era la misma chica a la cual ya le habíamos dado la bola.

 

 

Lucia un poco diferente, tenía un vestido de noche muy corto, un maquillaje suave y coqueto y un perfume sumamente delicioso,  estaba totalmente transformada y lista para la pelea.

 

 

Empezamos a compartir un par de copas, como el sonido es muy alto nos susurrábamos al oído las palabras, yo hablaba de lo bella que era ella y ella me comentaba sobre lo apuesto que lucia, las palabras se fueron desplazando, mis labios sentían la necesidad te tocar los suyos, ella no paraba de mirar mi boca y sin mediar palabras sucedió.

 

 

Yo, ella, nosotros, nos olvidamos del mundo, nos olvidamos mi amigo que esta sentado allí y fui preso de sus besos, sometido a la obediencia de su boca, estaba a la merced  de sus labios, sentía como su lengua tocaba la mía con placer hasta llegar a la excitación.

 

 

Ella me susurró que deberíamos irnos a un lugar más privado, lejos del escándalo y el murmullo, yo sin titubear acepte.

 

Nos desplazamos por toda la franja costera con dirección este-oeste, nos detuvimos después de una heladería de mucha fama, no por sus helados si no por la cercanía al kilómetro 12 en donde se encuentran varias cabañas. (Manresa).

 

 

 Ella me dijo vamos a entrar a esta, tiene muy buena música y una silla novedosa que te va a encantar, entramos y de inmediato empezamos a despojarnos de nuestras ropas de una manera alocada y desenfrenada, nos quedamos en ropa interior para poder acariciarnos y esperar que llegara el necio que siempre toca la puertecita.

 

 

Pasado el tiempo de espera, ella humedecía mi cuello con su lengua y de una forma erótica y sensual sonreía, yo sin que darme a tras introduje el único músculo que se mueve en la boca dentro de sus oídos, ella después  introdujo la mano dentro del bóxer y comenzó a masturbarme suave y delicadamente, yo por mi parte como cual experto impartiendo un curso avanzado, desprendía el Brasier de un solo tiro con una sola mano.

 

 

Ya el calor que salía de esa habitación era 100 veces mayor que el del sol, su experiencia y mi juventud combinaban de una forma única, sus caderas se deslizaban en mí, sus senos 34-B eran una locura, su piel dulce y calida encendía más mis motores, era algo fuera de lo normal, ella subía y bajaba como todo una gimnasta en una olimpiadas, nunca antes había tenido sexo con alguien con tanta sabiduría sexualmente hablando, cada beso, roce, caricia o contacto era una experiencia nueva.

 

 

Recuerdo que amanecimos fornicando, recuerdo como hoy que me sentía complacido en todas mis exigencias, era una conexión directa. En la mañana siguiente luego del cansancio típico de una estampida sexual, ella se vestía y me decía “amor” son dos (2) de los grandes  y me gustaría que me dejaras cerca para yo coger un carro….

 

 

Yo le dije: pero mi amor y lo que paso anoche? No te gusto nada?  Ella me respondió: su lindo me encanto pero yo te dije que trabajaba en la discoteca y este es mi trabajo, yo quede pasmado, no podía creer que lo que paso esa noche se había esfumado cuando me había dado el precio de sus servicios. Saque mi billetera y busque  dos papeletas de mil, luego me cambie y la deje cerca de su casa, ella no quiso que yo supiera donde vivía, solo se que la deja en la parte alta de la cuidad.   

 

 

Solicite sus servicios dos (2) veces mas, la ultima vez me hizo hasta una rebaja, después de los años la vi caminado en la calle el conde, ya no lucia igual que antes, su pelo, su cara, su cuerpo no eran los mismos de antes, su sonrisa quedo marchitada por los años y las miles de experiencia, su silueta quedo en las sabanas de todos los moteles que había visitado.

Decidí  saludarla y me acerque a ella, le dije: Hola, como estas, como te ha ido todo este tiempo?, ella me miro y me pregunto quien eres? Te conozco de algún lado?  Yo le dije: perdona creo que te confundí con una viaja amiga….

 

Creo que debemos diferenciar cuando hacemos el amor y cuando tenemos sexo, no podemos jamás involucrar el sentimiento en una relación pasajera y con algún costo monetario.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.