Mi Otro Blog

enero 12, 2009

Sex in the office.

sexoficina21

Hace un tiempo trabaje en una compañía privada que se dedicaba a la venta y el corretaje de seguros.

 

Mis funciones eran un poco complicadas por que trabajaba en el área de sistema  como operarador del servidor, tenia que llegar primero que todo el mundo y salir mas tarde que todos los demás.

 

Como mi trabajo era un poco restringido tenia todo el tiempo solo en mi área y aunque muchos me conocían no tenía mucho tiempo para compartir con los demás compañeros de trabajo.

 

Como trabajaba en donde se encontraba el servidor había un aire descomunal y pocas personas iban a solicitar un servicio, por lo cual Morfeo interponía sus buenos oficios y se encargaba de mis sueños entre hora y hora.

 

Dentro del reducido número de personas había una encargada de un área de control la cual visitaba mi oficina continuamente solicitándome reportes o algún tipo de documentación relacionada con mis funciones.

 

Ella era una chica muy formal y ejecutiva,  sus piernas eran tan bellas que no distinguía cuando un día traía panty medias o no, su pelo era  castaño claro y un poco rizado y su bello y majestuoso trasero era un deleite para mis humildes ojos.

 

Yo como todo hombre Macho Masculino, cada vez que ella se acercaba a mi área siempre la trataba con cortesía y sutileza, resaltando todos sus atributos de modo en el cual ella se sintiera alagada con mis palabras.

 

A medida que pasaban las semanas y los meses, ella se sentía muy bien con mis palabras y visitaba mi oficina con más frecuencia.

 

Recuerdo que cada cierre de mes tenia que salir más tarde que los demás días, cosa que no me agradaba mucho, aunque un día me paso algo muy hermoso que no pude volver a salir temprano.

 

Ese día era un poco tarde como eso de las 8:30 de la noche, (cuando hablo de tarde es en el sentido laboral), y ella se aparece en mi área para despedirse de mi, yo le dije que la noche era joven y que me gustaría que me acompañaran un rato mas en mis noches frías de oficinas, ella se rió y me dijo que no había problema, por con su hijo había salido con el padre.

 

Después de unos minutos de relajo y de camaradería comencé a decirles palabras románticas, cosas que quizás tenia mucho que no escuchaba, cada vez que le hablaba me acercaba a ella y como todo un caballero la mire a los ojos y la tome de la mano para expresarle mis sentimientos hacia ella, le comente que me gustaría ser parte de su vida, ella se resistía a mis cortejos y me decía que ella era una mujer que no le gustaría tener ningún tipo de relación con un compañero de trabajo, yo insistía y le comentaba que no puede ser que por una tonta idea limitara el amor que yo sentía por ella.

 

Pero como si fuera por arte de magia o si dios fuera cómplice de este amor, la energía eléctrica se fue y nos quedamos solos en ese cuarto frió a oscuras.

 

Ella sintió temor, a mi se me acelero el corazón y no tuve otra opción de someterla a la obediencia de mis labios, la sujete fuertemente y de manera forzosa saboreé el néctar de su boca, mientras mas se resistía yo mas insistía; no podía permitir que se fuera como el agua entre mis dedos.

 

Con los segundos subsiguientes ella se fue domesticando y cambio su parte desbocada por un intercambio correspondido, llega la energía eléctrica y se distrae,  pero como estaba cerca del encendido volví a la apague,  ella me dijo de forma excitada, dejemos esto aquí nos pueden ver y nos van a cancelar!!! Yo por mi parte hacia caso omiso a sus palabras y continuaba besándola como un demente.

 

Como todo macho dominante en la selva seguí teniendo el control del escenario, la recosté encima de mi escritorio y comencé a subir su falda hasta su espalda, la coloque en el mismo borde y después de haberla despojado de su ropa intima fui al fondo del abismo, para poder degustar de los placeres de la vida, chupar su vulva fue todo una lujuria, la cual era de un grosor nunca visto en otras chicas, carnosa jugosa, era una aventura disfrutar de su monte de Venus.

 

Después de varios topes en mi cabeza para tratar de que no siguiera con mi lavado vaginal, el placer la fue embriagando y en vez de empujar mi cabeza, sus manos pasaron a tocar la parte trasera de mi cráneo, yo subí y abrí su blusa y saque ambos senos de su ropa y comencé  acariciarlos  de una manera suave y delicada.

 

Ya el frió se había extinguido y el calor sobrepasaba los 100 grados celcius, ella solo gemía y decía que me detuviera pero yo no me detenía, baje el siper de mi pantalón y saque mi miembro viril totalmente enervado y comencé a penetrarla, sentir esa Vulva con esos labios tan gruesos, tan hinchados tan, tan, tan Grande, morder y tragar mi pene era algo descomunal.

 

Sentir a esa mujer en mis manos era algo que no podía creer, seguí penetrándola de varios ángulos,  la coloque despaldas a mi y pude sentir como mi pene llegaba a donde nunca antes nadie llego, nos subimos encima de mi escritorio y terminamos lo que  habíamos comenzado de hacia rato, yo trate de derramar mi sabia masculina dentro de ella para así tener un orgasmos completo, pero ella me pidió que se la echara encima de sus senos.

 

Ese noche en la oficina lo hicimos Dos (2) veces y ambas fueron súper emocionantes, recorrimos toda el área laboral en la cual yo desempeñaba mis funciones.

 

Al otro día ella no fue a laborar yo que tenia su numero la llame y le pregunte que por que no había ido,- ella me confesó que se sentía apenada por lo que había echo, yo lo prometí que eso nunca mas pasaría en la oficina.

 

Al día siguiente se reintegro a sus labores, aunque le había echo una promesa, entendí que de vez en cuándo la oficina no estaría mal para convertirla en cómplice de nuestro nido de amor……

Anuncios

Blog de WordPress.com.