Mi Otro Blog

octubre 28, 2008

Muchachita D´ Campo…

Filed under: Teoría Práctica — caraballo @ 8:15 pm
Tags: , , , , , , , , , , , ,

Hace unos años atrás visitaba un municipio de Santiago llamado Villa González, es un pueblo muy bonito en donde pase muchos momentos felices.

 

Yo como todo citadino me encantaba el campo para pasar unas buenas vacaciones de semana santa o cualquier fin de semana largo que se presentara en el año.

 

Una vez fui con mi hermana mayor que tenia una compañía de payasos y tenia que un show montado en el parque principal de allá. (Yo le ponía la Música)

 

En esa época una persona llegar de la capital a un campo era como llegar un DominicanYork a la capital y como yo había llegado de la cuidad las chicas me veían como carne fresca y los chicos me miraban con malos ojos.

 

Recuerdo que en el momento que llegamos empezamos a repartirnos en varias casas que quedaban una allí de la otra, (Claro los Allí del Campo)  para mala o buena suerte mía, me toco la casa que estaba mas lejos de avenida y para llegar allá  tenia que atravesar un campo sembrado de tabaco.

 

Después que se termino la actividad fuimos a una Disco Terraza Bar en donde bailamos y disfrutamos muchísimo, yo como no sabia bailar mucha bachata en esa época  me acerqué  al Discjockey y le dije: pana yo vengo de la capital y me gustaría bailar algo mas moderno algo mas movido, a lo que el me contesto: si mi pana eso va, te voy a poner una música moderna. Yo me fui y seguí bailando mis bachatas con una chica que desde que llegue no la había soltado. 

 

Seguimos bailando hasta que me incomode un poco, ya que el famoso DJ no me había puesto la música que quería para yo lucírmela, me le acerqué nueva vez y le dije: Montro resuélveme la música que te pedí, a lo que el me dijo: Jefe quédese parao que la que va a salir ahora es la suya.  Así mismo fue, pero que perla, el león me había puesto la morena de los Ilegales (si la morena pide dale, si la morena pide dale) y muy mal grabada, pero como yo quería brillar jale a mi tipa y me puse a bailar como los Ilegales (Candela Candela, quémala!!!) la jeva no sabia bailar esa música pero yo le dije, mi amor solo tienes que pegarte a mi y déjame el resto. Y así lo hicimos.

 

Cuando nos cansamos, salimos un rato a coger un poco de aire fresco, yo le hablaba de una manera tierna y cariñosa mientras mirábamos hacia el cielo a ver la noche estrellada, continuamos la conversación y le dije de mi obsesión por los lunares por que me di cuenta que ella tenia un hermoso lunar en el borde de la boca que me tenia loco.

 

Al llegar la hora de marcharnos todos nos fuimos a nuestras diferentes estancias, mi hermana estaba en la primera y yo en la ultima, pero la chica a la cual yo estaba conquistando estaba un poco mas abajo que la mía, el camino era un poco largo pero agradable a la medida en que atravesábamos el tabacal las personas se iban quedando hasta el punto en que quedamos ella y yo solos caminando por el sendero, solos alumbrados por la luz de la luna, solo con las matas de tabacos a nuestro alrededor y con el olor a tierra húmeda porque empezaba a lloviznar.   

 

 

De repente la llovizna comenzó a caer más fuete y se convirtió en una aguacero, salimos corriendo a refugiarnos en un pequeño quiosco en donde los hombres se refugian del sofocante sol para desojar las matas de tabaco, era algo informal solo tenia 4 palos y un techo de cana, pero con esa lluvia por lo menos no nos mojaríamos tanto.

 

El agua trajo frió y el frió a su vez trajo calor, calor por que ella se acerco hacia mi y yo la abrasé y retome la conversación de su lunar y de los deseos  que tenia de besarlo, la lluvia arrecio y nos abrasábamos mas para no mojarnos, ella tímida como toda muchacha de campo intento zafarse de mi brazos y tuve que utilizar un plan B, como las mujeres son como los carros mecánicos, que cuando se quedan hay que darle un empujoncito pa´que arranque, así que la tome de la mano y le robe un beso, ella no puso resistencia por que al igual que yo queríamos que pasara.

 

Al ver que no puso objeción a mis impulsos sigue besándola,  y rozando mi cuerpo con el de ella, la tocaba, besaba su cuello, su lunar era un majar para mi libido, estaba excitado no encontraba sitio, así que introduje mi mano derecha en su vestido  ya saque una de sus glándulas mamarias y como si fuera un bebe de meses empecé a succionar, era algo rico, tierno, no podía controlarme así que sube su falda y trate de bajar su ropa intima, ella me detuvo las manos y me dijo por favor no lo hagas, yo lleno de lujuria no podía entender sus palabras, pero ella no pudo contenerse y termino cediendo ante la pasión.

 

No se como pero ya estábamos sobre algunas pequeña porción de hojas de tabaco que nos brindaron cierta comodidad, ya los  dos (2) despojados  de nuestras ropas, empecé a penetrarla suave y delicadamente, ella le dolía mucho, me confeso que era su segunda vez y estaba muy estrecha, yo como todo un caballero la trate como si fuera una señorita y delicadamente la penetre hasta que la molestia se convirtió en placer.

 

Seguía lloviendo muy fuerte hasta el punto que el techo se callo y la brisa lo arrastro bien lejos, yo sentía como el agua fría caía sobre mi espalda y cuerpo, así que eso me lleno mas de lujuria  incontrolable, sentí por un momento como ella temblaba del frió, así que baje hasta su monte de Venus y comencé a lamer su calido capullo, era como la miel que se derramaba de un panal de abejas.

 

Me sentía en las nubes, cada gota de agua que ahí callo fue cómplice de nuestro romance, duramos la noche completa haciendo el amor hasta quedar dormidos, cansados por la lucha de dos cuerpos, cansados por que convertimos un tabacal en un nido de amor.

 

La mañana llego, el sol nos levanto, no podía creer que había amanecido haciendo el amor con una chica tan bella y mucho menos en la forma como amanecimos.

 

Al llegar al lugar en donde debí haber dormido no había nadie en la casa, así que entre me bañe y cambie, a los minutos mi  hermana me dijo de una forma muy extraña, recoge tu ropa y vamonos rápido.

 

Yo no entendía porque?, ella me pidió que no hiciéramos preguntas, y no me quedo otra opción que marcharme.

 

Marchándome, sin despedirme de un nuevo amor, marcharme sin poder hablar con la mujer que haces minutos había tenido una experiencia bellísima  y marcharme sin ni siquiera saber bien su nombre  y su número de teléfono.

 

 Ya cuando estábamos un poco lejos, mi hermana me dices porque hiciste eso? Yo desconociendo la realidad del asunto me quede en el aire y le dije: que hice que? Ella se dio cuenta que yo desconocía la realidad  y me dijo: Ella es mujer de un señor que tiene muchas tierras y plantaciones de tabaco, aquí la gente en el campo se levanta muy temprano y los vieron a los dos (2) desnudos y abrazados.

 

Yo quede mudo le explique que ella no me había dicho que tenia su esposo, y que desconocía parte de su vida.

 

Horas más tarde me entere por mi hermana que el esposo estaba buscando al desgraciado que lo deshonró.

 

Ya tengo mas cuidado con los encuentros fortuitos, aunque si bien es cierto fue algo bello y hermoso lo vivido no es menos cierto que no se puede tentar al destino mas de una vez…..

septiembre 25, 2008

Con Mi Mejor Amiga…

Filed under: Desde mi Corazòn — caraballo @ 10:10 pm
Tags: , , , , , , , , , ,

 

Recuerdo cuando estaba en el Bachillerato (La Prepa.) tenia muchas amistades, yo me llevaba bien con ellos y ellos conmigo.  Y como pasábamos varios años juntos era una amistad a todo dar.

 

Soy un poco  cuidadoso cuando selecciono a mis amigos, siempre digo que tengo muchos conocidos pero pocos amigos, puedo tener compañeros de clases, de trabajos, de bebida, de hacer coros, puedo tener panas full, pero tengo muy pocos amigos a quien confiarles mis cosas.

 

Tan bien recuerdo que dentro de los pocos que amigos tenían en la secundaria, existía Mi Muy Mejor Amiga, era una chica muy bella e inteligente pero siempre la trate como una buena amiga. Ella conocía todas mis averías, mis mujeres, mis vagamunderías, mis altas, mis bajas, en fin conocía todo de mí.  (Al igual yo con ella).

 

En el último año de la secundaria (después de pasar más de 4 años conociéndola) uno siempre se pone melancólico con la despedida, con el adiós al bachillerato y darle la bienvenida a una nueva vida, la de “universitario”  algo nuevo y diferente, en el Liceo donde estudie (En el Estados Unidos de América) ahí era todo un Rey, pero en la UNI, yo tan solo era uno mas.

 

Como es de costumbre todos los 4to de Bachiller siempre hacen sus acostumbradas fiestas para recaudar fondos para la graduación, y nosotros éramos unos fuertes haciendo fiestas y party.

 

Yo cuando salía siempre pasaba a busca a Mi Muy Mejor Amiga, (como dé costumbre) sus padres eran pana full míos,  ellos me tenían mucha confianza y yo era el único hombre que podía entrar y salir a esa casa.

 

La vida pasaba y yo y ella seguíamos siendo pana full, ella siempre me aconsejaba sobre una relación sentimental que tenia y que entendía que no me convenía,  yo por mi parte siempre le cuidaba de los buitres que anda atrás de las chicas como ella.

 

Ella era una persona totalmente dulce, de sus labios nunca escuche una palabra  descompuesta, de su físico les puedo confesar que era una modelo de mujer y que cualquier hombre que la conquistase se llevaría una joya.

 

Pasaron los meses y llego el día de la investidura y lo bueno de eso era que había un autobús esperándonos para dirigirnos a un hotel de la parte este del país, (3 días y 2 noches) para nosotros todos los graduados (claro no todos pudieron ir).

 

Esos tres días fueron de maravilla, yo estaba tomando como un demente y todos nos divertíamos de lo lindo, al caer la noche yo estaba ligao con una muchacha de otro curso y mi amiga estaba muy entretenida con un pana mio.

 

Esa misma noche todos nos fuimos para la playa a seguir tomando y probablemente podría salirnos lo que desde hace horas estábamos ligando. Amor, Bebida, mujeres que mas podía pedir.

 

De repente las cosas se entraron en calor y la chica con quien de hace horas compartía cedió ante el encanto de mis palabras, la luna y el mar, por otro lado mi amiga también cedía a las propuestas del pana mio.

 

Fue en ese instante cuando me descontrole, no podía ver como el pana mió besaba a la amiga que tanto quería, en ese momento  no se si fue por celos entre amigos y por que sentía algo especial por ella, pero mientras el la besaba mi ira se iba incrementado, trate de controlarlo pero no podía, ya la chica que estaba en mis brazos notaba la diferencia, que ya no era el mismo con el que ella compartía hace unos minutos, me pare y le dije con voz muy fuerte e incomoda “fulana ven que tengo que hablar contigo”, en eso momento no pensé ni en la amiga, ni en la chica y mucho menos en el pana mio.

 

Ella me pregunto con voz muy baja y pausada: que te pasa, yo le volví a responder: tengo que hablar contigo, ella se paro, le dijo al pana mio vuelvo ahora y comenzamos hablar a la orilla de la playa, yo le decía que no podía hacer eso y ella me respondía por que no, yo no tenia palabras para contestarle y callé.

 

Caminamos varios minutos a la orilla de la playa sin decir media palabra, ella me dijo que te pasa chikillo, no te moleste conmigo, solo trato de divertirme un poco al igual que tu, y sin decir mas nada nos detuvimos, yo la mire y ella me miraba, ella me abrazo y yo seguí callado, no entendía como no podía expresar todo lo que sentía en ese momento, Yo que siempre he sido una persona tan elocuente con las palabras, no encontraba que decir.

 

En eso momento baje la cabeza, ella me puso la mano en la barbilla y levantándome la cabeza dijo “Te Quiero” fue eso lo que derramo la taza, la tome entre mis brazos y la bese, no podía contenerme, solo respondía a un impulso mayor que la razón, la tocaba, la abrazaba, la acariciaba y no dejaba de besarla.

 

No podía creer lo que estaba haciendo, ella asustada trataba de despegarse de mí, pero como la emoción era tan fuerte, tuvo que ceder antes tanta pasión desmedida, casi no podíamos respirar, éramos dos locos en pleno apogeo y gorgoreó.

 

No sabia de mi, ella como era mi muy mejor amiga, conocía todo lo que me hacia sentirme bien, nos deslizábamos por la arena húmeda, llegamos al suelo y comencé a despojarla de toda su ropa, ella seguía todos mis paso como si fuese un mapa en el cual ella tenia la ruta por donde llegar.

 

Te cuento que hicimos el amor durante horas, nos sentíamos como dos peces en el agua, jugando con las olas del mar. Mas tarde subimos a mi habitación, en ella se encontraban dos pana con los que compartía la misma, yo los levante por ya habíamos llegado a un acuerdo previo, que el que llegara  a conquistar a una chica los demás salían de la habitación. (Y así mismo fue).

 

Seguimos compartiendo amor, mi muy mejor amiga y yo, fue algo que en realidad estaba fuera de lo común. Al otro día nos despertamos cansados y agotados, agotados después de esa estampida de amor. Era un poco tarde, los panas estaba afuera locos por entrar, mientras que yo me sentía en las nubes.

 

La chica y el pana estaba incómodos con nosotros, pero total, que nos importa habiamos llegamos al orgasmos más delicioso y rico que habíamos tenido en ese momento.

 

Ese fin de semana para nosotros fue como una especie de luna de miel, ya los que habían hablado tanto sobre nosotros se conformaron con vernos unidos y felices, no podía creer que me había enamorado de mi muy mejor amiga. 

 

Duramos varios meses saliendo, fue algo muy bello durante un tiempo, pero nos dimos cuenta que habíamos cometido un error,  error por que nos conocíamos demasiado bien, error por que no nos creíamos uno al otro, error por que cambien una amiga de muchos años por una amante de pocos meses.

 

Tratamos de intentar ser amigos de nuevo pero no resulto, tratamos incluso de comenzar de nuevo pero no funciono;

 

Hoy confieso, y es la primera vez que lo digo, pero me lamento haber perdido a mi amiga, ella ahora vive en los Estados Unidos de América, yo sigo en mi tierra querida,  a veces me pregunto como hubiese sido si nunca nos hubiésemos enamorados…. 

Blog de WordPress.com.