Mi Otro Blog

abril 1, 2009

Un Momento en la oscuridad!!!

oscuridad

Soy una persona que siempre se ha identificado con la noche, creo que aparte de dormir, es el momento adecuado para disfrutar de los placeres de la vida. (Aunque cualquier momento es bueno).

 

Un día conocí una joven de color canela, con la cual  entable una relación de  amista rápidamente, ella aunque no era una santa, sus padres no la dejaban salir tarde de la noche, así que tuve que improvisar y salir por las tardes.

 

Todo me parecía diferente, auque ya había pasado mucho por estas áreas, ir abrazado de una chica o tomado de manos a esa hora, era un poco extraño para mí.

 

Un pana me había comentado que existían unas discotecas en la zona colonial que habrían bien temprano y que podría disfrutar como si fuese la misma noche.

 

Pues mi chica y yo salimos esa tarde como de costumbre y la dije que íbamos a disfrutar de lo lindo, llegamos al lugar, entramos y cuando nos dimos cuenta, todo estaba transformado en una oscuridad majestuosa, luces de colores, el olor a ese liquido etílico, era algo muy acogedor el lugar, el camarero se me acerca y me dice: Señor tenemos un segundo piso un poco mas oscuro y mas tranquilo que este, si lo desea puede pasar.

 

Esas palabras para mi fue como el sonido celestial de algún personaje mitológico, no lo pensé dos veces y le dije al camarero que me guira por los caminos de la oscuridad con esa luz brillante que llevaba en su linterna, subimos y me dijo, se pueden sentar aquí, es un sitio bien tranquilo y nada lo van a molestar, pedimos varias pequeñas y comenzamos a disfrutar una conversación muy sensual y acalorada.

 

Al cabo de un tiempo la oscuridad, el deseo y lo prohibido fueron envolviéndonos y comenzamos a besarnos,  sentía una sed tremenda que solo era saciada con su boca, su pelo olía a manzanilla el cual era como un afrodisíaco natural para mi cuerpo, después de unos minutos su blusa era una barrera que trataban de impedir que yo pudiera tocar con mis labios sus puntiagudos y carnosos pezones, ya no aguantaba mas, tenia que hacerla mía en ese lugar inhóspito para el amor, pero grandioso para una aventura.

 

Ella se resistía a mis manos, decía que no era el sitio indicado para ella realizar el acto mas hermoso que dios nos dejo como legado,  yo por mi parte trataba de convencerla con sutileza para no trata de que el momento se esfumara.

 

En la posición en la cual nos encontrábamos podíamos ver a todas las demás parejas que quedaban cerca de nosotros y eso le aterraba que pasara lo mismo con nosotros, yo le dije que no e introduje mi mano en su falda, ella apretó mis dedos con su pierna y yo trataba de tocar esa tesoro que tanto deseaba.

 

La subí en mi pierna y comencé a degustar de su cuello, el cual me volvía loco por la cantidad de lunares preciosos que tenia, ella entregada a la pasión abrió sus piernas y permitió que mis manos pudiera tocar aquel manjar de los dioses; toque su vulva calida y mojada con mis dedos y como si fuese Ludwig van Beethoven realizando la quinta sinfonía, toque cada parte de su clítoris derritiendo así su negación a no concederme la satisfacción del placer. 

Ella me dijo “hay amor ya no aguanto mas, te necesito” yo sin pensarlo (2) veces la coloque sobre la pequeña mesa que estaba al frente de nosotros, subí su falda, retire a un lado su ropa interior, me arrodille y empecé a chupar su mojada y carnosa vulva,  era una ricura el olor a frutas que salía de su parte me volvía loco, ella no me decía que no, yo le decía que si y continué succionando su vulva.

 

Ya no sabia que hacer, y continué introduciendo mi lengua en su vagina, me levante saque mi miembro viril y lo fui introduciendo poco a poco, cada centímetro que entraba mi pene, era un rió de placer para ella, sentir mi órgano reproductor dentro del suyo era un situación lujuriosa de la cual no podría describir con tan solo palabras.

 

Después de que mi pene llego a lo más profundo de su vagina comencé a penetrarla con delicadeza y suavidez, ella agarro mi mano la cual la estaba en sus cadera y la introdujo en su boca para no gritar muy duro, yo con la otra mano que tenia suerta fui abriendo sus nalgas e introduciendo el dedo meñique en su ano; Al sentir el dedo en su ano enloqueció de tal forma que tiro al piso las botellas de cerveza, ya ella no sabia como poder controlar su pasión.  Seguí penetrándola y cambie de dedo por el mas grande de la mano, al sentirlo ella apretó su vagina de tal forma que sentía como si tuviera cocomordan, ella me dijo “no puedo mas” y vi como sus ojos palpitaban y sus fuerzas se desvanecían con un suspiro prolongado.

 

Ella extasiada todavía, llena de lujuria se arrodilla ante mi y frente a mi pene enervado me pide todo lo que tengo guardado ahí dentro, introdujo mi pene en su labios y comenzó a masturbarme con su boca, yo como no estaba lejos de la eyaculaciòn y me recline en el asiento hasta sentir como subía esa sabia masculina desde mis órganos glandulares y se derramaba en su boca.

 

Al cabo de unos minutos de terminar el mozo paso cerca de donde estábamos y con su linterna ilumino nuestros rostros de satisfacción, yo lo llame y le pedí dos (2) cervezas más ya que las otros se habían derramado debido a la embestida de nuestros cuerpos.

 

Ella y yo no volvimos a visitar esa disco, después pudimos visitar algunas cabañas y moteles, pero ninguna experiencia similar.

 

Ella nunca olvida ese día, cada vez que hablamos me recuerda ese momento de locura del cual no ha podido volver a vivir otra experiencia similar a esa. Yo trato de convencerla de que volvamos a revivir ese recuerdo pero ella no quiere.

 

Me pregunto que seria de la vida sin esos momentos de locura que disfrutamos? 

 

Tendría sentido arriesgarse tanto para satisfacer el placer?  Yo creo que si….

Anuncios

diciembre 12, 2008

No me importa que usted sea mayor que yo….

mayor-k-yoAunque el titulo del post suena un poco  al Reggeton, no es sobre la canción que te voy contar, sino de una historia muy hermosa que me pasó hace unos años.

Recuerdo una vez cuando estaba en tercero de bachillerato, tenía un buen amigo con el cual compartía mucho, este era una persona de buenas costumbres, buen amigo, buen pana, buen socio, buen compañero, en fin una persona en la cual se podía confiar.

Éramos tan panas que el iba a mi casa y se pasaba un fin de semana y yo iba a la del y también hacia lo mismo.

El vivía con su madre, su padre y un hermano menor que el, y cada vez que iba a su casa la pasábamos de todo dar.

Después de un tiempo yo conociendo su familia, su padre me trataba con a un hijo y su madre me tenía un muy especial cariño, ella era muy atenta conmigo y siempre estaba pendiente de que yo estuviera bien en su casa.

Al cabo de unos meses su madre y su padre tuvieron una discusión muy acalorada en la cual la madre de mi amigo estallo en llanto y salio corriendo de la casa, yo un poco apenado por la situación me sentí muy mal y tenia el deseo de irme, pero el pana mío me había pedido que me quedara en la casa, que el y su hermano iban a buscar a su mama en la casa de una tía que vivía en la Zona Oriental. A mi no me quedo mas remedio que ser solidario con mi amigo y me quede.

Pasaron un par de hora y nadie llegaba, yo que tenia ya bastante rato solo decidí bañarme en lo que ellos llegaran. Al minuto de estar en el baño escuche la puerta de la casa abrirse y cerrarse, pero pensé que era mi pana que había llegado con su mama.

En los minutos siguientes escucho abrirse la puerta del baño en el cual estaba, no me dio tiempo a decir que había alguien adentro y cuando mire me di cuenta que era la madre de mi amigo que todavía estaba en llanto llena de dolor, cuando entra me cubro detrás de las cortinas del baño y le pregunto como estaba, ella se sorprende y me pide disculpa por que había entrado si tocar la puerta, yo le dije que no había problema, ella me dijo que se siente muy mal por que había descubierto que su marido le había sido infiel con una joven de la edad mía, yo le dije que me sentía mal por lo sucedido y que contara conmigo para lo que sea.

Aparentemente no se si dije algo fuera de lo normal, pero mis palabras nunca fueron mal intencionadas, pero después que dije esa ultima frase ella cambio su semblante y comenzó a desvestirse delante de mi, le puso seguro al baño y se acerco a la bañera y me pidió que la hiciera suya…

Wow!!!, yo quede totalmente estupefacto cuando la madre de unos de mi mejores amigo me pidió que le hiciera el amor, por dios!!! que estaba pasándome a mi?, yo que estaba en esa casa por pura coincidencia ese día, ya me estaba involucrando en algo mas allá que no se si podía lidiar.   

 La madre de unos de mi mejor amigo estaba en el baño conmigo, se desnuda ante mí, pidiéndome que la haga suya,  yo desnudo empapado de agua, no tenia ni la menor idea de que le haría.

 Esa señora era toda una dama, una mujer muy hermosa, con curvas pronunciadas y cabello negro como la noche, mujer de la cual cualquier hombre soñaría por estar con ella por lo menos una sola noche.

 Yo tímido como todo adolescente en una situación similar, le explique que no podía hacerle eso a mi amigo, ella me dijo que no era a su mi amigo que era a ella, y volvió a llorar, yo al ver esa dama tan hermosa desnuda y llorando por lo que le hicieron no tuve otro remedio que salir de mi escondite improvisado y así mojado abrasarla. Así es con eso  había roto la primera barrera al miedo.

 Ella se poso en mi pecho, yo sentía como mi miembro viril masculino se enervaba y salía fuera de mi control, ella sintió como mi pene rozaba parte de su cuerpo y cambio su llanto por seducción, era como si otra persona estuviera dentro de la madre de mi amigo. Yo me quede tranquilo y ella empezó a besarme, yo correspondí sus besos y nos envolvimos en un ambiente muy caluroso, de repente siento como se desliza por mi pecho y toma por asalto mi miembro viril masculino y lo introdujo en su boca, yo cual disciplinado militar me quede quieto parado en atención tratando de no entorpecer el momento. Luego de un buen rato de succión de parte de ella, yo no aguante más y la tome en mis brazos y comencé besar su cuello el cual me llevo a sus suaves y redondeados senos, los cuales eran un para mi como un panal de miel de abeja.  

 Después de un rato de calentamiento de la cintura hacia arriba, ella con sus propias manos trataba de llevarme a su parte inferior tocando mi cabeza y tratando de bajarla, yo como un buen soldado cumplí su orden, y fui bajando lentamente por su abdomen hasta su monte de Venus, cuando llegué allí, para mi fue el paraíso, cara caricia de mis labios en su clítoris era un experiencia sensacional para ella, yo como todo hombre que se preocupa por el placer compartido esa satisfacción de ella me excitaba mas.

 Nos envolvimos en una lujuria incontrolable de placer, era algo incontrolable las ganas que nos teníamos el uno al otro, ella quizás por desquite, yo por la química que se estaba desprendiendo de ese coito. Ella como mujer de mayor experiencia que yo dominaba el escenario, yo por mi parte me sentía dócilmente dominado de esa mujer. 

 Después de un buen rato de calentamiento, besos, roce, sexo oral, lujuria, sentimos como la cerradura del baño se trata de abrir y callamos, escucho a mi amigo que me pregunta que si yo era el que estaba ahí y que si su madre había llamado por que no la había encontrado donde su tía. 

 Nos confundimos un poco, pero yo para no dañar el momento tan hermoso, le dije que no había llamado y que no sabia nada sobre su madre, ella me miro y comenzó a besarme nueva vez como dándome las gracias por no haber buscado un salida rápida y salomónica. Yo como había dicho que ella no estaba ahí la lleve a la  ducha  la abrí y la coloque despaldas a mi y comencé a penetrarla debajo de toda esa agua que salía de la regadera, era algo mágico, mientras mas veía su cuerpo, su cintura dominada por mis manos y su trasero, me volvía un bestia incontrolada.

 Sus gemidos eran una música celestial para mis oídos, no podía creer que la madre de un buen amigo mío estaba entre mis brazos, luego de un rato la pegue contra la pared mojada del baño subí sus manos con las mías comencé a penetrarla nueva vez, después de varias posiciones iba a sacar mi pene la eyacular y ella me pidió que terminara dentro de ella, y así fue derrame dentro de ella toda la sabia masculina. Ella serró sus ojos, queriéndose olvidar por un momento de la tragedia que le acaba de suceder y de disfrutar el momento.

 Después de mas de una hora el amigo me toco la puerta para saber si yo estaba bien, yo lo dije que si y que al rato salía, luego tratar de secarme y esconder a su madre en su propio baño, le dije al pana que saliéramos nueva vez a buscarla que yo sabia que ella estaba bien y que iba a regresar. Y así lo hicimos.

 Recuerdo como hoy ese momento, recuerdo como tuve una mujer que me duplicaba mi edad, recuerdo como esa señora se sentían antes de tomarla en mis brazos y como luego cambio.

 Mi amigo nunca supo (hasta hoy) sobre el encuentro cercano que tuvimos su madre y yo, su padre creo que tampoco lo supo, confieso que su madre y yo salimos en múltiplex ocasiones, ya no como amigo de la casa si no como su amante.

 Pienso que fue una bella experiencia, no creo que vuelva a repetirla, nunca pensé hacerlo, solo me deje llevar por los impulso de una mujer destrozada por la infidelidad, aunque estoy conciente que fui parte del problema y no de la solución

noviembre 18, 2008

Una Chica Dual Band?

dual-bandEl hombre siempre vive observando el panorama de su alrededor para el disfrute de sus ojos y así poder satisfacer sus deseos.

 

Durante unos años vivi por Zona Colonial y  casi en la esquina de mi casa estaba la calle el conde. Ahí vi pasar a cientos de chicas que se paseaban por la calle peatonal.

 

Casi todas las noches un grupo de amigos nos poníamos hacer coro en una esquina de la citada calle y ahí veíamos a las chicas pasar  y coqueteábamos con ellas.

 

De todas las chicas con las que hablábamos había una en especial que llamaba mi atención, no se si por lo bella que era o por su sencillez.

 

Cuando entablábamos una conversación me daba cuenta que no era como las demás chicas, sino que era una persona que tenia mucha capacidad, inteligencia y visión de futuro.

 

Pasaron los días y las semanas y comenzamos a conocernos mejor, salíamos al cine, a la disco, a los bares y a muchos sitios.

 

Después de varias salidas ya comenzamos el natural enlace sentimental entre un hombre y una mujer, nos besábamos, andábamos agarraditos de manos, en fin éramos novios.

 

Ella era una mujer digna de ser novia, excelente relaciones humanas, cortes, tenia muchas cualidades que adornaban su belleza.

 

Luego de un par de meses la relación pasó a un segundo nivel y los besos eran más candentes y la relación se hizo más emocionante.

 

Un día estábamos estacionado en el malecón de la capital dentro de mi vehiculo, los besos eran tan calientes y el momento era el adecuado que no dijimos ninguna palabra, solo nos miramos y prendí mi vehiculo y nos dirigimos a la zona oriental rumbo a la base área (y no fue a ver los Tucanos).

 

Llegamos a un lugar llamado la Compañía entramos y empezamos a comernos a besos, nos desgarramos casi la ropa y comenzamos a degustar cada parte de nuestro cuerpo. Sexo oral, lujuria wow, que mas se podía pedir!!!

 

Pero después del segundo asalto me doy cuenta que ella tiene algo mas que no me había dado, así que para asegurarme de que lo que había visto era cierto comencé a lamer nueva vez su monte de Venus, me puse como un mecánico arreglando un carro por abajo, después fui subiendo, la acuesto despalda e introduzco mis manos entre sus glúteos fornidos, después introduzco mi lengua   y comienzo a lamer, esa chica era toda una delicia “ummm” (todavía se me hace agua la boca) y ahí es que confirmo mi sospecha.

 

Confirmo que ella era Dual Band (Digital y Analoga) me dije a mi mismo que no podía dejar pasar la oportunidad de hacerlo, así que todavía ella de espalda llena de placer, yo  sostengo mi miembro viril masculino y trato de introducirlo por la segunda banda, ella me mira y me dice así tu nunca vas a entrarlo por ahí, y con una mano abre su cartera, si saca un poco de aceite de bebe que ella tenia , lo abrió lo echo en sus manos y luego lo froto en mi pene, me dijo: al paso amor tengo tiempo que no lo hago por ahí!!!

 

Yo no lo podía creer el sueño de poder tener una relación con una chica que fuese Dual Band se esta cumpliendo.

 

Así como ella me lo había pedido comencé a introducirlo suave y delicadamente por su estrecho y seco ano, ella gritaba, yo me volvía loco, pero paso a paso fue entrando y poco a poco le fue gustando, ya el pequeño dolor que ella sentía lo cambio por gemidos y yo podía entrar y salir con mayor libertad. No puedo describir con palabras la sensación que sentí en ese momento,  era al rico, algo divino, ella empezó a pedirme que se lo hiciera mas duro, yo por mi parte no podía contenerme, ella gritaba pero ahora de placer, no sabia que una mujer podía sentir tanto placer por otro lado que no fuese el habitual.

 

Luego de un rato de lujuria incontrolada, de sentir ese placer tan rico, en ese lugar tan estrecho, tan divino y sublime, no pude aguantar más y derrame la Sabia Masculina dentro de su calido y estrecho ano…wow…

 

Todavía recuerdo ese momento, nunca antes había experimentado esa sensación, nunca antes le había realizado el Sexo Anal a ninguna otra mujer…..

 

Wow, ella y yo hablamos de cuando en vez, recordamos esa experiencia vivida. Durante el tiempo que duramos juntos ella me pidió en múltiples ocasiones que se lo hiciera por ahí, yo sin pensarlo lo hacia.

 

Algún día espero volver a repetir esa experiencia, aunque de esa vez ha pasado ya mucho tiempo, no descarto la posibilidad de volverme a encontrar con ella…..

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.