Mi Otro Blog

abril 1, 2009

Un Momento en la oscuridad!!!

oscuridad

Soy una persona que siempre se ha identificado con la noche, creo que aparte de dormir, es el momento adecuado para disfrutar de los placeres de la vida. (Aunque cualquier momento es bueno).

 

Un día conocí una joven de color canela, con la cual  entable una relación de  amista rápidamente, ella aunque no era una santa, sus padres no la dejaban salir tarde de la noche, así que tuve que improvisar y salir por las tardes.

 

Todo me parecía diferente, auque ya había pasado mucho por estas áreas, ir abrazado de una chica o tomado de manos a esa hora, era un poco extraño para mí.

 

Un pana me había comentado que existían unas discotecas en la zona colonial que habrían bien temprano y que podría disfrutar como si fuese la misma noche.

 

Pues mi chica y yo salimos esa tarde como de costumbre y la dije que íbamos a disfrutar de lo lindo, llegamos al lugar, entramos y cuando nos dimos cuenta, todo estaba transformado en una oscuridad majestuosa, luces de colores, el olor a ese liquido etílico, era algo muy acogedor el lugar, el camarero se me acerca y me dice: Señor tenemos un segundo piso un poco mas oscuro y mas tranquilo que este, si lo desea puede pasar.

 

Esas palabras para mi fue como el sonido celestial de algún personaje mitológico, no lo pensé dos veces y le dije al camarero que me guira por los caminos de la oscuridad con esa luz brillante que llevaba en su linterna, subimos y me dijo, se pueden sentar aquí, es un sitio bien tranquilo y nada lo van a molestar, pedimos varias pequeñas y comenzamos a disfrutar una conversación muy sensual y acalorada.

 

Al cabo de un tiempo la oscuridad, el deseo y lo prohibido fueron envolviéndonos y comenzamos a besarnos,  sentía una sed tremenda que solo era saciada con su boca, su pelo olía a manzanilla el cual era como un afrodisíaco natural para mi cuerpo, después de unos minutos su blusa era una barrera que trataban de impedir que yo pudiera tocar con mis labios sus puntiagudos y carnosos pezones, ya no aguantaba mas, tenia que hacerla mía en ese lugar inhóspito para el amor, pero grandioso para una aventura.

 

Ella se resistía a mis manos, decía que no era el sitio indicado para ella realizar el acto mas hermoso que dios nos dejo como legado,  yo por mi parte trataba de convencerla con sutileza para no trata de que el momento se esfumara.

 

En la posición en la cual nos encontrábamos podíamos ver a todas las demás parejas que quedaban cerca de nosotros y eso le aterraba que pasara lo mismo con nosotros, yo le dije que no e introduje mi mano en su falda, ella apretó mis dedos con su pierna y yo trataba de tocar esa tesoro que tanto deseaba.

 

La subí en mi pierna y comencé a degustar de su cuello, el cual me volvía loco por la cantidad de lunares preciosos que tenia, ella entregada a la pasión abrió sus piernas y permitió que mis manos pudiera tocar aquel manjar de los dioses; toque su vulva calida y mojada con mis dedos y como si fuese Ludwig van Beethoven realizando la quinta sinfonía, toque cada parte de su clítoris derritiendo así su negación a no concederme la satisfacción del placer. 

Ella me dijo “hay amor ya no aguanto mas, te necesito” yo sin pensarlo (2) veces la coloque sobre la pequeña mesa que estaba al frente de nosotros, subí su falda, retire a un lado su ropa interior, me arrodille y empecé a chupar su mojada y carnosa vulva,  era una ricura el olor a frutas que salía de su parte me volvía loco, ella no me decía que no, yo le decía que si y continué succionando su vulva.

 

Ya no sabia que hacer, y continué introduciendo mi lengua en su vagina, me levante saque mi miembro viril y lo fui introduciendo poco a poco, cada centímetro que entraba mi pene, era un rió de placer para ella, sentir mi órgano reproductor dentro del suyo era un situación lujuriosa de la cual no podría describir con tan solo palabras.

 

Después de que mi pene llego a lo más profundo de su vagina comencé a penetrarla con delicadeza y suavidez, ella agarro mi mano la cual la estaba en sus cadera y la introdujo en su boca para no gritar muy duro, yo con la otra mano que tenia suerta fui abriendo sus nalgas e introduciendo el dedo meñique en su ano; Al sentir el dedo en su ano enloqueció de tal forma que tiro al piso las botellas de cerveza, ya ella no sabia como poder controlar su pasión.  Seguí penetrándola y cambie de dedo por el mas grande de la mano, al sentirlo ella apretó su vagina de tal forma que sentía como si tuviera cocomordan, ella me dijo “no puedo mas” y vi como sus ojos palpitaban y sus fuerzas se desvanecían con un suspiro prolongado.

 

Ella extasiada todavía, llena de lujuria se arrodilla ante mi y frente a mi pene enervado me pide todo lo que tengo guardado ahí dentro, introdujo mi pene en su labios y comenzó a masturbarme con su boca, yo como no estaba lejos de la eyaculaciòn y me recline en el asiento hasta sentir como subía esa sabia masculina desde mis órganos glandulares y se derramaba en su boca.

 

Al cabo de unos minutos de terminar el mozo paso cerca de donde estábamos y con su linterna ilumino nuestros rostros de satisfacción, yo lo llame y le pedí dos (2) cervezas más ya que las otros se habían derramado debido a la embestida de nuestros cuerpos.

 

Ella y yo no volvimos a visitar esa disco, después pudimos visitar algunas cabañas y moteles, pero ninguna experiencia similar.

 

Ella nunca olvida ese día, cada vez que hablamos me recuerda ese momento de locura del cual no ha podido volver a vivir otra experiencia similar a esa. Yo trato de convencerla de que volvamos a revivir ese recuerdo pero ella no quiere.

 

Me pregunto que seria de la vida sin esos momentos de locura que disfrutamos? 

 

Tendría sentido arriesgarse tanto para satisfacer el placer?  Yo creo que si….

Anuncios

enero 12, 2009

Sex in the office.

sexoficina21

Hace un tiempo trabaje en una compañía privada que se dedicaba a la venta y el corretaje de seguros.

 

Mis funciones eran un poco complicadas por que trabajaba en el área de sistema  como operarador del servidor, tenia que llegar primero que todo el mundo y salir mas tarde que todos los demás.

 

Como mi trabajo era un poco restringido tenia todo el tiempo solo en mi área y aunque muchos me conocían no tenía mucho tiempo para compartir con los demás compañeros de trabajo.

 

Como trabajaba en donde se encontraba el servidor había un aire descomunal y pocas personas iban a solicitar un servicio, por lo cual Morfeo interponía sus buenos oficios y se encargaba de mis sueños entre hora y hora.

 

Dentro del reducido número de personas había una encargada de un área de control la cual visitaba mi oficina continuamente solicitándome reportes o algún tipo de documentación relacionada con mis funciones.

 

Ella era una chica muy formal y ejecutiva,  sus piernas eran tan bellas que no distinguía cuando un día traía panty medias o no, su pelo era  castaño claro y un poco rizado y su bello y majestuoso trasero era un deleite para mis humildes ojos.

 

Yo como todo hombre Macho Masculino, cada vez que ella se acercaba a mi área siempre la trataba con cortesía y sutileza, resaltando todos sus atributos de modo en el cual ella se sintiera alagada con mis palabras.

 

A medida que pasaban las semanas y los meses, ella se sentía muy bien con mis palabras y visitaba mi oficina con más frecuencia.

 

Recuerdo que cada cierre de mes tenia que salir más tarde que los demás días, cosa que no me agradaba mucho, aunque un día me paso algo muy hermoso que no pude volver a salir temprano.

 

Ese día era un poco tarde como eso de las 8:30 de la noche, (cuando hablo de tarde es en el sentido laboral), y ella se aparece en mi área para despedirse de mi, yo le dije que la noche era joven y que me gustaría que me acompañaran un rato mas en mis noches frías de oficinas, ella se rió y me dijo que no había problema, por con su hijo había salido con el padre.

 

Después de unos minutos de relajo y de camaradería comencé a decirles palabras románticas, cosas que quizás tenia mucho que no escuchaba, cada vez que le hablaba me acercaba a ella y como todo un caballero la mire a los ojos y la tome de la mano para expresarle mis sentimientos hacia ella, le comente que me gustaría ser parte de su vida, ella se resistía a mis cortejos y me decía que ella era una mujer que no le gustaría tener ningún tipo de relación con un compañero de trabajo, yo insistía y le comentaba que no puede ser que por una tonta idea limitara el amor que yo sentía por ella.

 

Pero como si fuera por arte de magia o si dios fuera cómplice de este amor, la energía eléctrica se fue y nos quedamos solos en ese cuarto frió a oscuras.

 

Ella sintió temor, a mi se me acelero el corazón y no tuve otra opción de someterla a la obediencia de mis labios, la sujete fuertemente y de manera forzosa saboreé el néctar de su boca, mientras mas se resistía yo mas insistía; no podía permitir que se fuera como el agua entre mis dedos.

 

Con los segundos subsiguientes ella se fue domesticando y cambio su parte desbocada por un intercambio correspondido, llega la energía eléctrica y se distrae,  pero como estaba cerca del encendido volví a la apague,  ella me dijo de forma excitada, dejemos esto aquí nos pueden ver y nos van a cancelar!!! Yo por mi parte hacia caso omiso a sus palabras y continuaba besándola como un demente.

 

Como todo macho dominante en la selva seguí teniendo el control del escenario, la recosté encima de mi escritorio y comencé a subir su falda hasta su espalda, la coloque en el mismo borde y después de haberla despojado de su ropa intima fui al fondo del abismo, para poder degustar de los placeres de la vida, chupar su vulva fue todo una lujuria, la cual era de un grosor nunca visto en otras chicas, carnosa jugosa, era una aventura disfrutar de su monte de Venus.

 

Después de varios topes en mi cabeza para tratar de que no siguiera con mi lavado vaginal, el placer la fue embriagando y en vez de empujar mi cabeza, sus manos pasaron a tocar la parte trasera de mi cráneo, yo subí y abrí su blusa y saque ambos senos de su ropa y comencé  acariciarlos  de una manera suave y delicada.

 

Ya el frió se había extinguido y el calor sobrepasaba los 100 grados celcius, ella solo gemía y decía que me detuviera pero yo no me detenía, baje el siper de mi pantalón y saque mi miembro viril totalmente enervado y comencé a penetrarla, sentir esa Vulva con esos labios tan gruesos, tan hinchados tan, tan, tan Grande, morder y tragar mi pene era algo descomunal.

 

Sentir a esa mujer en mis manos era algo que no podía creer, seguí penetrándola de varios ángulos,  la coloque despaldas a mi y pude sentir como mi pene llegaba a donde nunca antes nadie llego, nos subimos encima de mi escritorio y terminamos lo que  habíamos comenzado de hacia rato, yo trate de derramar mi sabia masculina dentro de ella para así tener un orgasmos completo, pero ella me pidió que se la echara encima de sus senos.

 

Ese noche en la oficina lo hicimos Dos (2) veces y ambas fueron súper emocionantes, recorrimos toda el área laboral en la cual yo desempeñaba mis funciones.

 

Al otro día ella no fue a laborar yo que tenia su numero la llame y le pregunte que por que no había ido,- ella me confesó que se sentía apenada por lo que había echo, yo lo prometí que eso nunca mas pasaría en la oficina.

 

Al día siguiente se reintegro a sus labores, aunque le había echo una promesa, entendí que de vez en cuándo la oficina no estaría mal para convertirla en cómplice de nuestro nido de amor……

diciembre 12, 2008

No me importa que usted sea mayor que yo….

mayor-k-yoAunque el titulo del post suena un poco  al Reggeton, no es sobre la canción que te voy contar, sino de una historia muy hermosa que me pasó hace unos años.

Recuerdo una vez cuando estaba en tercero de bachillerato, tenía un buen amigo con el cual compartía mucho, este era una persona de buenas costumbres, buen amigo, buen pana, buen socio, buen compañero, en fin una persona en la cual se podía confiar.

Éramos tan panas que el iba a mi casa y se pasaba un fin de semana y yo iba a la del y también hacia lo mismo.

El vivía con su madre, su padre y un hermano menor que el, y cada vez que iba a su casa la pasábamos de todo dar.

Después de un tiempo yo conociendo su familia, su padre me trataba con a un hijo y su madre me tenía un muy especial cariño, ella era muy atenta conmigo y siempre estaba pendiente de que yo estuviera bien en su casa.

Al cabo de unos meses su madre y su padre tuvieron una discusión muy acalorada en la cual la madre de mi amigo estallo en llanto y salio corriendo de la casa, yo un poco apenado por la situación me sentí muy mal y tenia el deseo de irme, pero el pana mío me había pedido que me quedara en la casa, que el y su hermano iban a buscar a su mama en la casa de una tía que vivía en la Zona Oriental. A mi no me quedo mas remedio que ser solidario con mi amigo y me quede.

Pasaron un par de hora y nadie llegaba, yo que tenia ya bastante rato solo decidí bañarme en lo que ellos llegaran. Al minuto de estar en el baño escuche la puerta de la casa abrirse y cerrarse, pero pensé que era mi pana que había llegado con su mama.

En los minutos siguientes escucho abrirse la puerta del baño en el cual estaba, no me dio tiempo a decir que había alguien adentro y cuando mire me di cuenta que era la madre de mi amigo que todavía estaba en llanto llena de dolor, cuando entra me cubro detrás de las cortinas del baño y le pregunto como estaba, ella se sorprende y me pide disculpa por que había entrado si tocar la puerta, yo le dije que no había problema, ella me dijo que se siente muy mal por que había descubierto que su marido le había sido infiel con una joven de la edad mía, yo le dije que me sentía mal por lo sucedido y que contara conmigo para lo que sea.

Aparentemente no se si dije algo fuera de lo normal, pero mis palabras nunca fueron mal intencionadas, pero después que dije esa ultima frase ella cambio su semblante y comenzó a desvestirse delante de mi, le puso seguro al baño y se acerco a la bañera y me pidió que la hiciera suya…

Wow!!!, yo quede totalmente estupefacto cuando la madre de unos de mi mejores amigo me pidió que le hiciera el amor, por dios!!! que estaba pasándome a mi?, yo que estaba en esa casa por pura coincidencia ese día, ya me estaba involucrando en algo mas allá que no se si podía lidiar.   

 La madre de unos de mi mejor amigo estaba en el baño conmigo, se desnuda ante mí, pidiéndome que la haga suya,  yo desnudo empapado de agua, no tenia ni la menor idea de que le haría.

 Esa señora era toda una dama, una mujer muy hermosa, con curvas pronunciadas y cabello negro como la noche, mujer de la cual cualquier hombre soñaría por estar con ella por lo menos una sola noche.

 Yo tímido como todo adolescente en una situación similar, le explique que no podía hacerle eso a mi amigo, ella me dijo que no era a su mi amigo que era a ella, y volvió a llorar, yo al ver esa dama tan hermosa desnuda y llorando por lo que le hicieron no tuve otro remedio que salir de mi escondite improvisado y así mojado abrasarla. Así es con eso  había roto la primera barrera al miedo.

 Ella se poso en mi pecho, yo sentía como mi miembro viril masculino se enervaba y salía fuera de mi control, ella sintió como mi pene rozaba parte de su cuerpo y cambio su llanto por seducción, era como si otra persona estuviera dentro de la madre de mi amigo. Yo me quede tranquilo y ella empezó a besarme, yo correspondí sus besos y nos envolvimos en un ambiente muy caluroso, de repente siento como se desliza por mi pecho y toma por asalto mi miembro viril masculino y lo introdujo en su boca, yo cual disciplinado militar me quede quieto parado en atención tratando de no entorpecer el momento. Luego de un buen rato de succión de parte de ella, yo no aguante más y la tome en mis brazos y comencé besar su cuello el cual me llevo a sus suaves y redondeados senos, los cuales eran un para mi como un panal de miel de abeja.  

 Después de un rato de calentamiento de la cintura hacia arriba, ella con sus propias manos trataba de llevarme a su parte inferior tocando mi cabeza y tratando de bajarla, yo como un buen soldado cumplí su orden, y fui bajando lentamente por su abdomen hasta su monte de Venus, cuando llegué allí, para mi fue el paraíso, cara caricia de mis labios en su clítoris era un experiencia sensacional para ella, yo como todo hombre que se preocupa por el placer compartido esa satisfacción de ella me excitaba mas.

 Nos envolvimos en una lujuria incontrolable de placer, era algo incontrolable las ganas que nos teníamos el uno al otro, ella quizás por desquite, yo por la química que se estaba desprendiendo de ese coito. Ella como mujer de mayor experiencia que yo dominaba el escenario, yo por mi parte me sentía dócilmente dominado de esa mujer. 

 Después de un buen rato de calentamiento, besos, roce, sexo oral, lujuria, sentimos como la cerradura del baño se trata de abrir y callamos, escucho a mi amigo que me pregunta que si yo era el que estaba ahí y que si su madre había llamado por que no la había encontrado donde su tía. 

 Nos confundimos un poco, pero yo para no dañar el momento tan hermoso, le dije que no había llamado y que no sabia nada sobre su madre, ella me miro y comenzó a besarme nueva vez como dándome las gracias por no haber buscado un salida rápida y salomónica. Yo como había dicho que ella no estaba ahí la lleve a la  ducha  la abrí y la coloque despaldas a mi y comencé a penetrarla debajo de toda esa agua que salía de la regadera, era algo mágico, mientras mas veía su cuerpo, su cintura dominada por mis manos y su trasero, me volvía un bestia incontrolada.

 Sus gemidos eran una música celestial para mis oídos, no podía creer que la madre de un buen amigo mío estaba entre mis brazos, luego de un rato la pegue contra la pared mojada del baño subí sus manos con las mías comencé a penetrarla nueva vez, después de varias posiciones iba a sacar mi pene la eyacular y ella me pidió que terminara dentro de ella, y así fue derrame dentro de ella toda la sabia masculina. Ella serró sus ojos, queriéndose olvidar por un momento de la tragedia que le acaba de suceder y de disfrutar el momento.

 Después de mas de una hora el amigo me toco la puerta para saber si yo estaba bien, yo lo dije que si y que al rato salía, luego tratar de secarme y esconder a su madre en su propio baño, le dije al pana que saliéramos nueva vez a buscarla que yo sabia que ella estaba bien y que iba a regresar. Y así lo hicimos.

 Recuerdo como hoy ese momento, recuerdo como tuve una mujer que me duplicaba mi edad, recuerdo como esa señora se sentían antes de tomarla en mis brazos y como luego cambio.

 Mi amigo nunca supo (hasta hoy) sobre el encuentro cercano que tuvimos su madre y yo, su padre creo que tampoco lo supo, confieso que su madre y yo salimos en múltiplex ocasiones, ya no como amigo de la casa si no como su amante.

 Pienso que fue una bella experiencia, no creo que vuelva a repetirla, nunca pensé hacerlo, solo me deje llevar por los impulso de una mujer destrozada por la infidelidad, aunque estoy conciente que fui parte del problema y no de la solución

noviembre 18, 2008

Una Chica Dual Band?

dual-bandEl hombre siempre vive observando el panorama de su alrededor para el disfrute de sus ojos y así poder satisfacer sus deseos.

 

Durante unos años vivi por Zona Colonial y  casi en la esquina de mi casa estaba la calle el conde. Ahí vi pasar a cientos de chicas que se paseaban por la calle peatonal.

 

Casi todas las noches un grupo de amigos nos poníamos hacer coro en una esquina de la citada calle y ahí veíamos a las chicas pasar  y coqueteábamos con ellas.

 

De todas las chicas con las que hablábamos había una en especial que llamaba mi atención, no se si por lo bella que era o por su sencillez.

 

Cuando entablábamos una conversación me daba cuenta que no era como las demás chicas, sino que era una persona que tenia mucha capacidad, inteligencia y visión de futuro.

 

Pasaron los días y las semanas y comenzamos a conocernos mejor, salíamos al cine, a la disco, a los bares y a muchos sitios.

 

Después de varias salidas ya comenzamos el natural enlace sentimental entre un hombre y una mujer, nos besábamos, andábamos agarraditos de manos, en fin éramos novios.

 

Ella era una mujer digna de ser novia, excelente relaciones humanas, cortes, tenia muchas cualidades que adornaban su belleza.

 

Luego de un par de meses la relación pasó a un segundo nivel y los besos eran más candentes y la relación se hizo más emocionante.

 

Un día estábamos estacionado en el malecón de la capital dentro de mi vehiculo, los besos eran tan calientes y el momento era el adecuado que no dijimos ninguna palabra, solo nos miramos y prendí mi vehiculo y nos dirigimos a la zona oriental rumbo a la base área (y no fue a ver los Tucanos).

 

Llegamos a un lugar llamado la Compañía entramos y empezamos a comernos a besos, nos desgarramos casi la ropa y comenzamos a degustar cada parte de nuestro cuerpo. Sexo oral, lujuria wow, que mas se podía pedir!!!

 

Pero después del segundo asalto me doy cuenta que ella tiene algo mas que no me había dado, así que para asegurarme de que lo que había visto era cierto comencé a lamer nueva vez su monte de Venus, me puse como un mecánico arreglando un carro por abajo, después fui subiendo, la acuesto despalda e introduzco mis manos entre sus glúteos fornidos, después introduzco mi lengua   y comienzo a lamer, esa chica era toda una delicia “ummm” (todavía se me hace agua la boca) y ahí es que confirmo mi sospecha.

 

Confirmo que ella era Dual Band (Digital y Analoga) me dije a mi mismo que no podía dejar pasar la oportunidad de hacerlo, así que todavía ella de espalda llena de placer, yo  sostengo mi miembro viril masculino y trato de introducirlo por la segunda banda, ella me mira y me dice así tu nunca vas a entrarlo por ahí, y con una mano abre su cartera, si saca un poco de aceite de bebe que ella tenia , lo abrió lo echo en sus manos y luego lo froto en mi pene, me dijo: al paso amor tengo tiempo que no lo hago por ahí!!!

 

Yo no lo podía creer el sueño de poder tener una relación con una chica que fuese Dual Band se esta cumpliendo.

 

Así como ella me lo había pedido comencé a introducirlo suave y delicadamente por su estrecho y seco ano, ella gritaba, yo me volvía loco, pero paso a paso fue entrando y poco a poco le fue gustando, ya el pequeño dolor que ella sentía lo cambio por gemidos y yo podía entrar y salir con mayor libertad. No puedo describir con palabras la sensación que sentí en ese momento,  era al rico, algo divino, ella empezó a pedirme que se lo hiciera mas duro, yo por mi parte no podía contenerme, ella gritaba pero ahora de placer, no sabia que una mujer podía sentir tanto placer por otro lado que no fuese el habitual.

 

Luego de un rato de lujuria incontrolada, de sentir ese placer tan rico, en ese lugar tan estrecho, tan divino y sublime, no pude aguantar más y derrame la Sabia Masculina dentro de su calido y estrecho ano…wow…

 

Todavía recuerdo ese momento, nunca antes había experimentado esa sensación, nunca antes le había realizado el Sexo Anal a ninguna otra mujer…..

 

Wow, ella y yo hablamos de cuando en vez, recordamos esa experiencia vivida. Durante el tiempo que duramos juntos ella me pidió en múltiples ocasiones que se lo hiciera por ahí, yo sin pensarlo lo hacia.

 

Algún día espero volver a repetir esa experiencia, aunque de esa vez ha pasado ya mucho tiempo, no descarto la posibilidad de volverme a encontrar con ella…..

octubre 28, 2008

Muchachita D´ Campo…

Filed under: Teoría Práctica — caraballo @ 8:15 pm
Tags: , , , , , , , , , , , ,

Hace unos años atrás visitaba un municipio de Santiago llamado Villa González, es un pueblo muy bonito en donde pase muchos momentos felices.

 

Yo como todo citadino me encantaba el campo para pasar unas buenas vacaciones de semana santa o cualquier fin de semana largo que se presentara en el año.

 

Una vez fui con mi hermana mayor que tenia una compañía de payasos y tenia que un show montado en el parque principal de allá. (Yo le ponía la Música)

 

En esa época una persona llegar de la capital a un campo era como llegar un DominicanYork a la capital y como yo había llegado de la cuidad las chicas me veían como carne fresca y los chicos me miraban con malos ojos.

 

Recuerdo que en el momento que llegamos empezamos a repartirnos en varias casas que quedaban una allí de la otra, (Claro los Allí del Campo)  para mala o buena suerte mía, me toco la casa que estaba mas lejos de avenida y para llegar allá  tenia que atravesar un campo sembrado de tabaco.

 

Después que se termino la actividad fuimos a una Disco Terraza Bar en donde bailamos y disfrutamos muchísimo, yo como no sabia bailar mucha bachata en esa época  me acerqué  al Discjockey y le dije: pana yo vengo de la capital y me gustaría bailar algo mas moderno algo mas movido, a lo que el me contesto: si mi pana eso va, te voy a poner una música moderna. Yo me fui y seguí bailando mis bachatas con una chica que desde que llegue no la había soltado. 

 

Seguimos bailando hasta que me incomode un poco, ya que el famoso DJ no me había puesto la música que quería para yo lucírmela, me le acerqué nueva vez y le dije: Montro resuélveme la música que te pedí, a lo que el me dijo: Jefe quédese parao que la que va a salir ahora es la suya.  Así mismo fue, pero que perla, el león me había puesto la morena de los Ilegales (si la morena pide dale, si la morena pide dale) y muy mal grabada, pero como yo quería brillar jale a mi tipa y me puse a bailar como los Ilegales (Candela Candela, quémala!!!) la jeva no sabia bailar esa música pero yo le dije, mi amor solo tienes que pegarte a mi y déjame el resto. Y así lo hicimos.

 

Cuando nos cansamos, salimos un rato a coger un poco de aire fresco, yo le hablaba de una manera tierna y cariñosa mientras mirábamos hacia el cielo a ver la noche estrellada, continuamos la conversación y le dije de mi obsesión por los lunares por que me di cuenta que ella tenia un hermoso lunar en el borde de la boca que me tenia loco.

 

Al llegar la hora de marcharnos todos nos fuimos a nuestras diferentes estancias, mi hermana estaba en la primera y yo en la ultima, pero la chica a la cual yo estaba conquistando estaba un poco mas abajo que la mía, el camino era un poco largo pero agradable a la medida en que atravesábamos el tabacal las personas se iban quedando hasta el punto en que quedamos ella y yo solos caminando por el sendero, solos alumbrados por la luz de la luna, solo con las matas de tabacos a nuestro alrededor y con el olor a tierra húmeda porque empezaba a lloviznar.   

 

 

De repente la llovizna comenzó a caer más fuete y se convirtió en una aguacero, salimos corriendo a refugiarnos en un pequeño quiosco en donde los hombres se refugian del sofocante sol para desojar las matas de tabaco, era algo informal solo tenia 4 palos y un techo de cana, pero con esa lluvia por lo menos no nos mojaríamos tanto.

 

El agua trajo frió y el frió a su vez trajo calor, calor por que ella se acerco hacia mi y yo la abrasé y retome la conversación de su lunar y de los deseos  que tenia de besarlo, la lluvia arrecio y nos abrasábamos mas para no mojarnos, ella tímida como toda muchacha de campo intento zafarse de mi brazos y tuve que utilizar un plan B, como las mujeres son como los carros mecánicos, que cuando se quedan hay que darle un empujoncito pa´que arranque, así que la tome de la mano y le robe un beso, ella no puso resistencia por que al igual que yo queríamos que pasara.

 

Al ver que no puso objeción a mis impulsos sigue besándola,  y rozando mi cuerpo con el de ella, la tocaba, besaba su cuello, su lunar era un majar para mi libido, estaba excitado no encontraba sitio, así que introduje mi mano derecha en su vestido  ya saque una de sus glándulas mamarias y como si fuera un bebe de meses empecé a succionar, era algo rico, tierno, no podía controlarme así que sube su falda y trate de bajar su ropa intima, ella me detuvo las manos y me dijo por favor no lo hagas, yo lleno de lujuria no podía entender sus palabras, pero ella no pudo contenerse y termino cediendo ante la pasión.

 

No se como pero ya estábamos sobre algunas pequeña porción de hojas de tabaco que nos brindaron cierta comodidad, ya los  dos (2) despojados  de nuestras ropas, empecé a penetrarla suave y delicadamente, ella le dolía mucho, me confeso que era su segunda vez y estaba muy estrecha, yo como todo un caballero la trate como si fuera una señorita y delicadamente la penetre hasta que la molestia se convirtió en placer.

 

Seguía lloviendo muy fuerte hasta el punto que el techo se callo y la brisa lo arrastro bien lejos, yo sentía como el agua fría caía sobre mi espalda y cuerpo, así que eso me lleno mas de lujuria  incontrolable, sentí por un momento como ella temblaba del frió, así que baje hasta su monte de Venus y comencé a lamer su calido capullo, era como la miel que se derramaba de un panal de abejas.

 

Me sentía en las nubes, cada gota de agua que ahí callo fue cómplice de nuestro romance, duramos la noche completa haciendo el amor hasta quedar dormidos, cansados por la lucha de dos cuerpos, cansados por que convertimos un tabacal en un nido de amor.

 

La mañana llego, el sol nos levanto, no podía creer que había amanecido haciendo el amor con una chica tan bella y mucho menos en la forma como amanecimos.

 

Al llegar al lugar en donde debí haber dormido no había nadie en la casa, así que entre me bañe y cambie, a los minutos mi  hermana me dijo de una forma muy extraña, recoge tu ropa y vamonos rápido.

 

Yo no entendía porque?, ella me pidió que no hiciéramos preguntas, y no me quedo otra opción que marcharme.

 

Marchándome, sin despedirme de un nuevo amor, marcharme sin poder hablar con la mujer que haces minutos había tenido una experiencia bellísima  y marcharme sin ni siquiera saber bien su nombre  y su número de teléfono.

 

 Ya cuando estábamos un poco lejos, mi hermana me dices porque hiciste eso? Yo desconociendo la realidad del asunto me quede en el aire y le dije: que hice que? Ella se dio cuenta que yo desconocía la realidad  y me dijo: Ella es mujer de un señor que tiene muchas tierras y plantaciones de tabaco, aquí la gente en el campo se levanta muy temprano y los vieron a los dos (2) desnudos y abrazados.

 

Yo quede mudo le explique que ella no me había dicho que tenia su esposo, y que desconocía parte de su vida.

 

Horas más tarde me entere por mi hermana que el esposo estaba buscando al desgraciado que lo deshonró.

 

Ya tengo mas cuidado con los encuentros fortuitos, aunque si bien es cierto fue algo bello y hermoso lo vivido no es menos cierto que no se puede tentar al destino mas de una vez…..

octubre 13, 2008

Historia en un Bar….

Cuando estamos en la etapa de la adolescencia, no se si por el deseo o la energía que nos da la juventud, pero somos muy propensos a salir, Bonchar, fiestar, gozar, etc, etc, etc.

 

Recuerdo que a esa edad de mi vida, visitaba muchos bares de la zona colonial, compartía con mis amistades y disfrutábamos de lo más bien.

 

Como todo hombre, machos masculinos que somos, siempre tratábamos de ubicar a las chicas que iban solas como nosotros,  es como si fuera una lucha libre, la clásica pelea en parejas, en donde salíamos con las chicas de igual a igual. (Una para mi y otro para el pana), no todas las veces se daba a mas, pero siempre disfrutamos el momento.

 

Un día fuimos a un Bar llamado para 77, era un sito bien jevi, en donde compartíamos momentos agradables, recuerdo que esa noche solo estábamos un pana mío y yo, como en todas las ocasiones ubicamos una mesa en donde habían varias chicas.   

 

El pana mio hizo un descenso en una mesa vecina, que no era la misma mesa a la que yo estaba mirando, yo seguía ubicando la otra mesa, pero ya el pana mió esta compartiendo con ellas, eran dos (2) chicas y nosotros dos (2) varones.

 

Yo como hombre disciplinado me quede con el pana en la mesa “Que Error”, te cuento que no fue una decisión fácil, dentro de ellas ya el pana mío había elegido la de el, y yo no tenia otra salida que hablar con la chica que me quedaba al lado.

 

Era un joven muy agradable, de bueno modales, servicial y muy inteligente, pero no era tan agradable a la vista, yo como todo buen amigo tuve que pichar ese juego hasta el noveno Inning, recuerdo que la del pana mío era un chica que se veía muy bien, alta, elegante, cabello castaño y ojos verdes (eran de ella, aunque no naturales).

 

El lío se armo, decidimos ir a la casa de la joven que me acompañaba, nos pusimos en una y salimos, cuando llegamos nos pusimos cómodos, ellas nos brindaron algo de bebida y seguimos tomando,  yo todavía esta un poco renuente, pero como un discípulo fiel a mis compromisos, tenia que cumplir.

 

El pana y la jeva se fueron a una habitación yo me quede con la otra jeva en la sala, ella me habla al oído, yo seguía bebiendo, ella me dijo que quería probar mis labios, yo seguía bebiendo, ella se subió en sima de mi y entendió que yo no estaba muy en ella, así que abrió el siper de mi pantalón saco mi miembro viril masculino y empezó a succionarlo, lo hacia de tal manera que empezó a gustarme, por cada succión me sentía mejor, me envolvió un placer in limitante, no sentías sus manos en mi pene, pero tampoco sentía ni siquiera sus dientes, era  algo fuera de este mundo, nunca antes me lo  habían succionado de esa manera.

 

Ella seguía y seguía parecía como si fuera una paleta o un bolon el cual ella disfrutaba de su sabor a frutas o un helado etiqueta negra, el cual degustaba hasta la saciedad, no podía aguantar tanto placer, decía en voz alta y desesperada “ahí viene, ahí  viene” ella se detuvo me miro y acelero la marcha, wow no podía creerlo, entonces no pude aguantar mas y derrame la sabia masculina en su boca, wow cuanto placer, wow cuanta satisfacción sentí en ese momento, ella seguía succionándome como si fuese un refresco con sorbete que al final quieres beberte el ultimo chin que queda.

 

Cuanto placer, cuanta lujuria; ella me susurro al oído nueva vez y me pregunto que si me gusto, yo no tenia palabras todavía, no tenia habla, estaba en el NIRVANA.

 

Dijo no descanse ahora vamos a seguir disfrutando, se quito su pantalón y sosteniendo mi miembro en sus manos lo introdujo en su calida y suave vagina, luego comenzó a subir y bajar como si fuera un ascensor de un edifico publico, no entendía como una chica de tan poca belleza física tuviera tanta cosas hermosa que la adornaran.

 

Hicimos el amor hasta el amanecer, yo me sentía complacido,  ella por igual, al despertar después de la estampida de dos (2) cuerpo haciendo el amor, la mire y ella a mi aunque un poco tímida, le di un beso en la boca y le dije: gracias nunca antes me habían tratado así, ella me dijo: pensé que te ibas a burlar de mi, yo le dije: por que, si hoy me siento estremecido.

 

Luego el pana salio y nos fuimos, me pregunto de manera burlona que como me había ido, yo le dije que excelente, no hablamos mas del tema, por varios meses, luego me entero que a el no le había ido muy bien con la jeva, que casi no disfruto por que la jeva de el después del primero se durmió.

 

Yo no volví a ver mas a la chica con la cual pase una noche emocionante, visite varias veces el bar donde nos vimos y ella no volvió a ir mas, trate de pasar un día por la calle donde supuestamente ella vivía pero no la encontré.

 

Desde esa vez no he vuelto a juzgar a las personas por su apariencia física, ahora trato a las personas como personas.   

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.