Mi Otro Blog

abril 1, 2009

Un Momento en la oscuridad!!!

oscuridad

Soy una persona que siempre se ha identificado con la noche, creo que aparte de dormir, es el momento adecuado para disfrutar de los placeres de la vida. (Aunque cualquier momento es bueno).

 

Un día conocí una joven de color canela, con la cual  entable una relación de  amista rápidamente, ella aunque no era una santa, sus padres no la dejaban salir tarde de la noche, así que tuve que improvisar y salir por las tardes.

 

Todo me parecía diferente, auque ya había pasado mucho por estas áreas, ir abrazado de una chica o tomado de manos a esa hora, era un poco extraño para mí.

 

Un pana me había comentado que existían unas discotecas en la zona colonial que habrían bien temprano y que podría disfrutar como si fuese la misma noche.

 

Pues mi chica y yo salimos esa tarde como de costumbre y la dije que íbamos a disfrutar de lo lindo, llegamos al lugar, entramos y cuando nos dimos cuenta, todo estaba transformado en una oscuridad majestuosa, luces de colores, el olor a ese liquido etílico, era algo muy acogedor el lugar, el camarero se me acerca y me dice: Señor tenemos un segundo piso un poco mas oscuro y mas tranquilo que este, si lo desea puede pasar.

 

Esas palabras para mi fue como el sonido celestial de algún personaje mitológico, no lo pensé dos veces y le dije al camarero que me guira por los caminos de la oscuridad con esa luz brillante que llevaba en su linterna, subimos y me dijo, se pueden sentar aquí, es un sitio bien tranquilo y nada lo van a molestar, pedimos varias pequeñas y comenzamos a disfrutar una conversación muy sensual y acalorada.

 

Al cabo de un tiempo la oscuridad, el deseo y lo prohibido fueron envolviéndonos y comenzamos a besarnos,  sentía una sed tremenda que solo era saciada con su boca, su pelo olía a manzanilla el cual era como un afrodisíaco natural para mi cuerpo, después de unos minutos su blusa era una barrera que trataban de impedir que yo pudiera tocar con mis labios sus puntiagudos y carnosos pezones, ya no aguantaba mas, tenia que hacerla mía en ese lugar inhóspito para el amor, pero grandioso para una aventura.

 

Ella se resistía a mis manos, decía que no era el sitio indicado para ella realizar el acto mas hermoso que dios nos dejo como legado,  yo por mi parte trataba de convencerla con sutileza para no trata de que el momento se esfumara.

 

En la posición en la cual nos encontrábamos podíamos ver a todas las demás parejas que quedaban cerca de nosotros y eso le aterraba que pasara lo mismo con nosotros, yo le dije que no e introduje mi mano en su falda, ella apretó mis dedos con su pierna y yo trataba de tocar esa tesoro que tanto deseaba.

 

La subí en mi pierna y comencé a degustar de su cuello, el cual me volvía loco por la cantidad de lunares preciosos que tenia, ella entregada a la pasión abrió sus piernas y permitió que mis manos pudiera tocar aquel manjar de los dioses; toque su vulva calida y mojada con mis dedos y como si fuese Ludwig van Beethoven realizando la quinta sinfonía, toque cada parte de su clítoris derritiendo así su negación a no concederme la satisfacción del placer. 

Ella me dijo “hay amor ya no aguanto mas, te necesito” yo sin pensarlo (2) veces la coloque sobre la pequeña mesa que estaba al frente de nosotros, subí su falda, retire a un lado su ropa interior, me arrodille y empecé a chupar su mojada y carnosa vulva,  era una ricura el olor a frutas que salía de su parte me volvía loco, ella no me decía que no, yo le decía que si y continué succionando su vulva.

 

Ya no sabia que hacer, y continué introduciendo mi lengua en su vagina, me levante saque mi miembro viril y lo fui introduciendo poco a poco, cada centímetro que entraba mi pene, era un rió de placer para ella, sentir mi órgano reproductor dentro del suyo era un situación lujuriosa de la cual no podría describir con tan solo palabras.

 

Después de que mi pene llego a lo más profundo de su vagina comencé a penetrarla con delicadeza y suavidez, ella agarro mi mano la cual la estaba en sus cadera y la introdujo en su boca para no gritar muy duro, yo con la otra mano que tenia suerta fui abriendo sus nalgas e introduciendo el dedo meñique en su ano; Al sentir el dedo en su ano enloqueció de tal forma que tiro al piso las botellas de cerveza, ya ella no sabia como poder controlar su pasión.  Seguí penetrándola y cambie de dedo por el mas grande de la mano, al sentirlo ella apretó su vagina de tal forma que sentía como si tuviera cocomordan, ella me dijo “no puedo mas” y vi como sus ojos palpitaban y sus fuerzas se desvanecían con un suspiro prolongado.

 

Ella extasiada todavía, llena de lujuria se arrodilla ante mi y frente a mi pene enervado me pide todo lo que tengo guardado ahí dentro, introdujo mi pene en su labios y comenzó a masturbarme con su boca, yo como no estaba lejos de la eyaculaciòn y me recline en el asiento hasta sentir como subía esa sabia masculina desde mis órganos glandulares y se derramaba en su boca.

 

Al cabo de unos minutos de terminar el mozo paso cerca de donde estábamos y con su linterna ilumino nuestros rostros de satisfacción, yo lo llame y le pedí dos (2) cervezas más ya que las otros se habían derramado debido a la embestida de nuestros cuerpos.

 

Ella y yo no volvimos a visitar esa disco, después pudimos visitar algunas cabañas y moteles, pero ninguna experiencia similar.

 

Ella nunca olvida ese día, cada vez que hablamos me recuerda ese momento de locura del cual no ha podido volver a vivir otra experiencia similar a esa. Yo trato de convencerla de que volvamos a revivir ese recuerdo pero ella no quiere.

 

Me pregunto que seria de la vida sin esos momentos de locura que disfrutamos? 

 

Tendría sentido arriesgarse tanto para satisfacer el placer?  Yo creo que si….

Anuncios

septiembre 16, 2008

Mi primera vez…..

Filed under: Teoría Práctica — caraballo @ 5:46 pm
Tags: , , ,

Cuando éramos unos mozalbetes, siempre soñamos con aquel día en el cual pudiéramos concretar el acto sexual con otra persona.

 

Las mujeres siempre sueñan con el príncipe azul, con el hombre de su vida y que ese podría ser el compañero ideal para el resto de sus días. (No en todos los caso) y el hombre siempre sueña con estar con la persona que haga de el un ser con basta  experiencia.

 

Recuerdo cuando era tan solo un chamaquito, como me encantaba visitar la casa de un amiguito que tenía una hermana más grande que nosotros. Ella vestía ropa muy corta y muy provocativa y siempre le gustaba jugar conmigo de una manera especial.

 

Los día se convirtieron en semanas y la semanas en par de meses y el juego paso a un segundo plano, ya los relajos se convertían en abrazos y las rizas en caricias y sin darme cuenta quede encantado con su bellaza, me sentí raro, soy humilde y lo  confienzo, pero nunca a esa edad había visto a una chica con los ojos que la vi esa tarde, nos perdimos por varios minutos de su hermano, ya no iba por mi amiguito, ya solo iba por ella.

 

Todo mi mundo cambio ese día, nunca había experimentado lo que es sentir el cuerpo de una mujer tan cerca del mío, sus besos, sus caricias, todo era nuevo para mi, lo mas cercano a eso era la auto complacencia o algunas películas y revistas pornos si ningún sentido de didáctica, pero no era nada igual, ni siquiera parecido.

 

 

Ella me confeso que no era virgen y que sentían el deseo de hacer el amor conmigo, yo ingenuo no entendía sus palabras, pero cuando ella fue envolviendo su cuerpo con el mió, me deje llevar de su experiencia y trátate de hacer lo que el instinto mas primitivo me decía, ella me dijo al paso, no desesperéis, que todo llega en su momento, ella me decía todo lo que tenia que hacerle, desde el lavado vaginal hasta donde quería que la besara, todo fue hermoso, nunca antes había sentido tanto placer que ya no resistía, y fue entonces cuando derrame la sabia masculina dentro de su caliente y estrecho útero. (Por que ella así me lo había pedido).

 

Confieso que no supe de mí por unos instantes, el placer de la eyaculaciòn había desconectado todos los demás sentidos de mí ser, después de que yo regresara del mundo de los muertos, me dio un abrazo y un beso y me dijo: ya eres todo un hombre.

 

Después de esa vez tu vimos varias aventuras, no muchas por que al cabo de unos meses su padres tomaron la decisión de mudarse del sector en donde vivíamos, desde esa vez no la volví a ver mas, aveces la recuerdo con cierta nostalgia, recuerdo esa voz cuando me decía: “ya eres todo un hombre”.

 

Hoy comparto parte de mis experiencias con ustedes, espero conocer aunque sea una de las de ustedes….

Blog de WordPress.com.