Mi Otro Blog

diciembre 12, 2008

No me importa que usted sea mayor que yo….

mayor-k-yoAunque el titulo del post suena un poco  al Reggeton, no es sobre la canción que te voy contar, sino de una historia muy hermosa que me pasó hace unos años.

Recuerdo una vez cuando estaba en tercero de bachillerato, tenía un buen amigo con el cual compartía mucho, este era una persona de buenas costumbres, buen amigo, buen pana, buen socio, buen compañero, en fin una persona en la cual se podía confiar.

Éramos tan panas que el iba a mi casa y se pasaba un fin de semana y yo iba a la del y también hacia lo mismo.

El vivía con su madre, su padre y un hermano menor que el, y cada vez que iba a su casa la pasábamos de todo dar.

Después de un tiempo yo conociendo su familia, su padre me trataba con a un hijo y su madre me tenía un muy especial cariño, ella era muy atenta conmigo y siempre estaba pendiente de que yo estuviera bien en su casa.

Al cabo de unos meses su madre y su padre tuvieron una discusión muy acalorada en la cual la madre de mi amigo estallo en llanto y salio corriendo de la casa, yo un poco apenado por la situación me sentí muy mal y tenia el deseo de irme, pero el pana mío me había pedido que me quedara en la casa, que el y su hermano iban a buscar a su mama en la casa de una tía que vivía en la Zona Oriental. A mi no me quedo mas remedio que ser solidario con mi amigo y me quede.

Pasaron un par de hora y nadie llegaba, yo que tenia ya bastante rato solo decidí bañarme en lo que ellos llegaran. Al minuto de estar en el baño escuche la puerta de la casa abrirse y cerrarse, pero pensé que era mi pana que había llegado con su mama.

En los minutos siguientes escucho abrirse la puerta del baño en el cual estaba, no me dio tiempo a decir que había alguien adentro y cuando mire me di cuenta que era la madre de mi amigo que todavía estaba en llanto llena de dolor, cuando entra me cubro detrás de las cortinas del baño y le pregunto como estaba, ella se sorprende y me pide disculpa por que había entrado si tocar la puerta, yo le dije que no había problema, ella me dijo que se siente muy mal por que había descubierto que su marido le había sido infiel con una joven de la edad mía, yo le dije que me sentía mal por lo sucedido y que contara conmigo para lo que sea.

Aparentemente no se si dije algo fuera de lo normal, pero mis palabras nunca fueron mal intencionadas, pero después que dije esa ultima frase ella cambio su semblante y comenzó a desvestirse delante de mi, le puso seguro al baño y se acerco a la bañera y me pidió que la hiciera suya…

Wow!!!, yo quede totalmente estupefacto cuando la madre de unos de mi mejores amigo me pidió que le hiciera el amor, por dios!!! que estaba pasándome a mi?, yo que estaba en esa casa por pura coincidencia ese día, ya me estaba involucrando en algo mas allá que no se si podía lidiar.   

 La madre de unos de mi mejor amigo estaba en el baño conmigo, se desnuda ante mí, pidiéndome que la haga suya,  yo desnudo empapado de agua, no tenia ni la menor idea de que le haría.

 Esa señora era toda una dama, una mujer muy hermosa, con curvas pronunciadas y cabello negro como la noche, mujer de la cual cualquier hombre soñaría por estar con ella por lo menos una sola noche.

 Yo tímido como todo adolescente en una situación similar, le explique que no podía hacerle eso a mi amigo, ella me dijo que no era a su mi amigo que era a ella, y volvió a llorar, yo al ver esa dama tan hermosa desnuda y llorando por lo que le hicieron no tuve otro remedio que salir de mi escondite improvisado y así mojado abrasarla. Así es con eso  había roto la primera barrera al miedo.

 Ella se poso en mi pecho, yo sentía como mi miembro viril masculino se enervaba y salía fuera de mi control, ella sintió como mi pene rozaba parte de su cuerpo y cambio su llanto por seducción, era como si otra persona estuviera dentro de la madre de mi amigo. Yo me quede tranquilo y ella empezó a besarme, yo correspondí sus besos y nos envolvimos en un ambiente muy caluroso, de repente siento como se desliza por mi pecho y toma por asalto mi miembro viril masculino y lo introdujo en su boca, yo cual disciplinado militar me quede quieto parado en atención tratando de no entorpecer el momento. Luego de un buen rato de succión de parte de ella, yo no aguante más y la tome en mis brazos y comencé besar su cuello el cual me llevo a sus suaves y redondeados senos, los cuales eran un para mi como un panal de miel de abeja.  

 Después de un rato de calentamiento de la cintura hacia arriba, ella con sus propias manos trataba de llevarme a su parte inferior tocando mi cabeza y tratando de bajarla, yo como un buen soldado cumplí su orden, y fui bajando lentamente por su abdomen hasta su monte de Venus, cuando llegué allí, para mi fue el paraíso, cara caricia de mis labios en su clítoris era un experiencia sensacional para ella, yo como todo hombre que se preocupa por el placer compartido esa satisfacción de ella me excitaba mas.

 Nos envolvimos en una lujuria incontrolable de placer, era algo incontrolable las ganas que nos teníamos el uno al otro, ella quizás por desquite, yo por la química que se estaba desprendiendo de ese coito. Ella como mujer de mayor experiencia que yo dominaba el escenario, yo por mi parte me sentía dócilmente dominado de esa mujer. 

 Después de un buen rato de calentamiento, besos, roce, sexo oral, lujuria, sentimos como la cerradura del baño se trata de abrir y callamos, escucho a mi amigo que me pregunta que si yo era el que estaba ahí y que si su madre había llamado por que no la había encontrado donde su tía. 

 Nos confundimos un poco, pero yo para no dañar el momento tan hermoso, le dije que no había llamado y que no sabia nada sobre su madre, ella me miro y comenzó a besarme nueva vez como dándome las gracias por no haber buscado un salida rápida y salomónica. Yo como había dicho que ella no estaba ahí la lleve a la  ducha  la abrí y la coloque despaldas a mi y comencé a penetrarla debajo de toda esa agua que salía de la regadera, era algo mágico, mientras mas veía su cuerpo, su cintura dominada por mis manos y su trasero, me volvía un bestia incontrolada.

 Sus gemidos eran una música celestial para mis oídos, no podía creer que la madre de un buen amigo mío estaba entre mis brazos, luego de un rato la pegue contra la pared mojada del baño subí sus manos con las mías comencé a penetrarla nueva vez, después de varias posiciones iba a sacar mi pene la eyacular y ella me pidió que terminara dentro de ella, y así fue derrame dentro de ella toda la sabia masculina. Ella serró sus ojos, queriéndose olvidar por un momento de la tragedia que le acaba de suceder y de disfrutar el momento.

 Después de mas de una hora el amigo me toco la puerta para saber si yo estaba bien, yo lo dije que si y que al rato salía, luego tratar de secarme y esconder a su madre en su propio baño, le dije al pana que saliéramos nueva vez a buscarla que yo sabia que ella estaba bien y que iba a regresar. Y así lo hicimos.

 Recuerdo como hoy ese momento, recuerdo como tuve una mujer que me duplicaba mi edad, recuerdo como esa señora se sentían antes de tomarla en mis brazos y como luego cambio.

 Mi amigo nunca supo (hasta hoy) sobre el encuentro cercano que tuvimos su madre y yo, su padre creo que tampoco lo supo, confieso que su madre y yo salimos en múltiplex ocasiones, ya no como amigo de la casa si no como su amante.

 Pienso que fue una bella experiencia, no creo que vuelva a repetirla, nunca pensé hacerlo, solo me deje llevar por los impulso de una mujer destrozada por la infidelidad, aunque estoy conciente que fui parte del problema y no de la solución

noviembre 10, 2008

El semen contra el cáncer

Filed under: Cosas — caraballo @ 4:12 am
Tags: , , ,

espermaUna investigación científica afirma que las mujeres que tragan el semen consiguen disminuir el riesgo de contraer cáncer.

© JM Noticias.com

La mujeres que a menudo tragan el semen de sus parejas tienen un 40% menos de probabilidades de desarrollar un cáncer. Así lo afirman los investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, (EE.UU), según informa la revista estadounidense Woman.

“Yo animo a todas las mujeres del mundo a que practiquen la felación y que ésta, se convierta en la rutina más importante de su vida diaria” afirma la doctora Helena Shifteer, directora del grupo de científicos que realizaron el estudio sobre los efectos del semen.

La doctora Shifteer dice también que ella siempre se traga el semen de su marido y, para que el método sea efectivo, debe practicarse al menos dos veces por semana.

Varias organizaciones masculinas han expresado su satisfacción por este avance de la ciencia, y apuntan que los hombres llevan ya muchos años tratando de convencer a las mujeres de que tragar el semen tiene efectos muy saludables.

Nota: Este fue un mail que me enviaron el cual quiero compartirlo con ustedes.

Posdata: desde ya, me presto para donante jajajajjaja dejeme su comentario sobre este e-mail……

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.